08 de mayo de 2019
08.05.2019
Así lo veo

La responsabilidad de López Miras

07.05.2019 | 18:45
La responsabilidad de López Miras

Como ya saben, el PP ha cosechado un auténtico fracaso en las últimas elecciones generales del pasado mes de abril. Los cinco diputados conseguidos en las elecciones celebradas en 2016 se han quedado en dos, y en número de votos han pasado de 333.109 a 178.123. Datos que reflejan que son los peores resultados de la historia de los populares en la Región de Murcia. Es cierto que en el ámbito nacional no han salido mejor parados, pero se dé la lectura que se dé, lo cierto es que, con estos resultados, López Miras ha suspendido en su primera prueba electoral, y algo tendrá él que ver en este desaguisado.

Cuando hace unos meses el presidente de la Comunidad decidió sustituir a Noelia Arroyo como portavoz de su Gobierno, con lo que esto significa de sobreexposición de su figura, alguien me dijo que lo que pretendía era darse a conocer más, porque llevaba poco tiempo en el cargo y su índice de conocimiento no era tan alto como él pretendía. Contesté que, teniendo sentido esa decisión, también podría ocurrir que no diese la talla en esas frecuentes apariciones públicas con el peligro de darse a conocer demasiado. Y creo que el tiempo me ha dado la razón, porque la sobreexposición pública es un arma de doble filo, si tenemos en cuenta que, en ella, se muestra todo lo mejor, pero también las carencias que se tienen: imposible ocultarlas. Pero la vanidad pierde a muchos políticos, y a él le perdió, porque un presidente debe de tener el mejor portavoz posible y, desde luego, López Miras no ha sabido ser su mejor portavoz. Debería de haber aprendido ya que un buen equipo le hace mejor a él. Esto tendría que ser de primer curso de 'mandamás', pero hay quienes no quieren enterarse. Y yo no digo que este tiempo de portavoz de su Gobierno haya influido en los malos resultados de las ultimas elecciones, no, pero estoy segura de que tampoco le ha ayudado, por no hablar de sus inenarrables intervenciones públicas cuando se siente a gusto entre sus seguidores. En esos momentos se olvida de su papel institucional y da rienda suelta a su 'creatividad' dejando en muy mal lugar la imagen de alguien que debería de cuidar más sus apariciones.

Sí, hay que trabajarse el puesto. Por ejemplo, cuando una persona con tan alta responsabilidad como es un presidente de Gobierno regional, acepta ser sometido a una entrevista en un medio de ámbito nacional, que es escuchado por miles de posibles votantes, su obligación debería ser preparársela adecuadamente. Hacer un guión de los temas candentes en ese momento, susceptibles de salir en la conversación, e imaginar distintas soluciones a determinadas cuestiones. Esto debería de ser de primero de asesoramiento, o de sentido común, para el que no se necesitan asesores, porque basta con el nuestro, o debería. Pero algunos políticos van tan de sobrados que aparecen a pecho descubierto en las entrevistas, esas que oirán miles y miles de ciudadanos, de posibles votantes también, y se les ven todas las costuras de la improvisación, del desconocimiento, del no saber que decir ni como decirlo.

Y mucho de esto es lo que le ocurrió a nuestro presidente hace unos días en la SER, en una entrevista con Pepa Bueno. Ella, buena periodista, le preguntó, entre otras cosas, algo tan sencillo como si gobernaría con los de Vox, llegado el caso de necesitarlos, y López Miras se lió con que «lo que quiero es hacer un proyecto para defender los intereses de Murcia». Como a Pepa no le pareció suficiente (ni a ella ni a nadie) insistió en el asunto, y él regresó con los tópicos y las frases hechas dejando en el oyente la sensación de que ese buen hombre no tenia nada claro en su mente: ni lo que haría, ni porqué lo haría, ni con quién lo haría, ni quiera qué hacia allí manteniendo aquella entrevista que estaba poniendo al descubierto sus carencias políticas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook