05 de mayo de 2019
05.05.2019
La Opinión de Murcia
La feliz gobernación

Centrados en su propio futuro

"Si el lema saliente, 'Valor seguro' no resultó demasiado seguro, el que lo sustituye contiene una involuntaria ironía"

05.05.2019 | 04:00
Centrados en su propio futuro

Lo que más aprecian los seguidores de las series de televisión son los llamados 'giros de guion', esas habilidades narrativas que inesperadamente convierten al bueno en malo, recuperan el oscuro pasado de la heroína o revelan una sorprendente querencia sexual en el protagonista con que los espectadores se identifican. Los 'giros de guion' se presentan de pronto, tras algún 'capítulo valle' que parece consolidar el rol consabido de cada personaje, pero para ser aceptados deben resultar creíbles y encajar en la trama como una pieza imprescindible, por muy extraña a la estructura del relato que inicialmente resulte. Se llama verosimilitud. Si el giro no es verosímil, apaga y vámonos.

Desde que Rajoy se encerró en aquel restaurante mientras el bolso de Soraya ocupaba su escaño hasta el domingo posterior a que Casado probara en Murcia los paparajotes, la serie PP, juego sin tronos no ha dejado de ofrecer giros espectaculares, tanto que ya gira sola, con independencia del control de sus guionistas. El exceso de truculencia ha creado un efecto insólito: perdida la verosimilitud de los giros, de lo que se trata ahora es de disfrutar de lo inverosímil. Este es el momento en que un relato con pretensiones desciende a la categoría de 'serie B', y empieza a parecer una cosa de Ed Wood.

Cuando Rajoy, víctima de su propio hallazgo, pasó a ser para Casado 'ese exlíder del que usted me habla', el PP inauguró la temporada 'la derecha sin complejos', y a fe que no los mostraron, a punto de mimetizarse con Vox, un partido que se mira todos los días al espejo para reproducir la escena de aquel personaje de Taxi Driver que replicaba a su imagen refleja con un desafiante «¿me estás mirando a mí?». Es decir, un partido que sí tiene complejos, en su caso de no estar suficientemente situado a la extrema derecha. Legitimado y blanqueado Vox hasta con ofertas de entrada a un virtual Gobierno del PP, la noche del topetazo todavía López Miras reproducía mecánicamente la cinta de casete del consignario que había llevado a su partido a la derrota, todo eso de que habían ganado quienes quieren 'romper España' como si el triunfo del PSOE no se lo hubieran dado los españoles. Pero a la mañana siguiente ya habían cambiado de cinta, y ahora la cosa era que «el PP es un partido de centro, como reza en sus estatutos»; Vox es, en efecto, de extrema derecha y su líder central ha vivido de las 'mamandurrias' del PP (o sea, el PP ha dispuesto de mamandurrias), y Ciudadanos, a pesar de que rechaza acuerdos con el PSOE y ha competido electoralmente en el campo de la derecha auspiciando un pacto con PP y Vox, es socialdemócrata, de modo que el peligro ahora son 'los socialistas y los comunistas', y esto cuando los 'comunistas' (se supone que Podemos) se han errejonizado y los 'socialistas' exhiben la Constitución como 'línea roja' de sus futuros pactos. De la noche a la mañana, el relato de la política española da un giro radical: los que eran de derechas se convierten al centro y tildan de socialdemócratas a quienes (Ciudadanos) se quedan anclados en la derecha a pesar de disponer de la posibilidad de formar un cómodo Gobierno con los verdaderos socialdemócratas. En medio de este forzado nuevo marco, se escucha la voz de Ballesta, quien mejor ha resistido la debacle general: «El pueblo nunca se equivoca», una obviedad democrática que, escuchada en este contexto, resulta revolucionaria.

Se entiende muy bien lo que el PP pretende ahora: ejercer en las autonómicas y municipales el papel que el PSOE ha protagonizado en las generales, es decir, ser el depositario del voto útil. Para evitar que PSOE-Podemos sumen, hay que arrimar la mayor cantidad de votos del centroderecha y de la derecha al PP, impidiendo que el fraccionamiento de este segmento rebote en beneficio de la izquierda. La idea es buena (y más teniendo en cuenta que en la Región de Murcia sigue ganando la derecha en porcentaje de votos en un inamovible 60/40), pero su desarrollo no es verosímil en la definición del marco, además de que la contrarreloj juega a favor de quienes controlan el tiempo, es decir, los que han ganado las generales.

Y es que el PP está averiado. López Miras ha de jugar en solitario, pues ni Casado ni Teo pueden ser motores en las autonómicas cuando no lo han sido en las generales. No pueden aspirar a ganar una batalla después de haber perdido la guerra. Y el presidente murciano ha jugado demasiado fuerte como para que ahora se produzca el total arropamiento que necesita: se ha desprendido de la 'vieja guardia', que si bien no le añadía nada, es muy efectiva para restar activamente, y lo peor es que ha confeccionado unas listas que parecen concebidas para tiempos de suficiencia, que no son éstos precisamente, y que dejan sin plaza a algunos de los mejores activos de que disponía con el señuelo de futuras encomiendas en una Administración que se le escapa. Eso en cuanto al espacio interior.

Pero hacia el exterior la cosa todavía se pone más complicada. De un lado está la propia imagen del PP: un partido noqueado, en boxes, cuya estabilidad se sustenta en la cercanía de la inmediata convocatoria electoral, de cuyos resultados depende que implosione, y que ahora recurre a la política que se suponía que ejercerían quienes han sido purgados, es decir al sorayismo sin Soraya. Los ensayos se suceden y el electorado popular está demasiado manoseado por los vaivenes en la cúpula, de los que son imagen gráfica la fantasmal recurrencia a Aznar, quien aznarea con sus apariciones y desapariciones. En la Región de Murcia, por si fuera poco, Vox dobla en respaldo electoral a la media nacional, de modo que es un hueso más difícil de roer que en otras circunscripciones, y Ciudadanos, a pesar de su cualidad de partido franquicia, dispone de una veta de crecimiento más avanzada que en otras Comunidades, proyectando además la perspectiva de que como partido llave empatizará más con el cambio que supone el PSOE que con el afianzamiento de un PP en decadencia, a lo que se puede añadir que un pacto con los socialistas proyectaría una imagen de compensación por su deriva a la derecha y recuperaría una imagen de transversalidad, es decir, de centro flexible, y esto en un espacio en que el líder socialista regional, Conesa, no es de los que asustan como peligroso izquierdista.

Hay algo todavía más inquietante. Ya he dicho que el peso electoral del PP en las autonómicas lo ha de soportar López Miras en solitario. Ni siquiera cabe que pueda rebajar, como harán otros, el cuerpo del logo en los carteles, pues el presidente murciano está lejos de ser un líder carismático que pudiera añadir algún plus a las siglas, sino que por el contrario ha de refugiarse por completo en ellas. Y ha de tomar conciencia, además, de que según en qué circunstancias, es un enemigo peligroso para sí mismo, pues a veces se empeña en proyectar una imagen de inmadurez y de cierta frivolidad escénica que no ayuda a consolidar una imagen adecuada. Yo mismo, que conozco a López Miras en la distancia corta, me sorprendo con demasiada frecuencia de actuaciones y declaraciones públicas que no subrayan la impresión que obtengo de él como político con capacidad para elaborar análisis complejos, naturalmente desde su perspectiva ideológica y política.

El giro de guion desde el «eso de derechita cobarde me lo dice usted a la cara» hasta el improvisado «centrados en tu futuro» es demasiado brusco, aunque es cierto que no hay otra. El propio Aznar, allá por los primeros 90, al refundar el PP desde AP en aquel congreso de Sevilla elaboró el lema del 'Viaje al centro' aunque todavía hay quienes dicen, con más razón en estos momentos, que el centro debía estar muy lejos o que han dado demasiados rodeos a lo largo del viaje, pues aún no han llegado a él, y hasta han permitido que Ciudadanos, que surgió muchos años después, los salude desde la meta, hasta el punto de permitirse ir y venir recorriendo una y otra vez a mayor velocidad el tramo del centro a la derecha. Ni siquiera la aparición de Vox, que podría haber desplazado hacia el centro al PP por mera distribución de espacio, ha conseguido el milagro, al menos hasta ahora, una vez que han sufrido el mayor accidente de ese mítico e interminable viaje.

El lema 'Valor seguro', que parecía el anuncio de un banco, no ha resultado demasiado seguro, pero el que viene, 'Centrados en tu futuro', contiene una brizna de involuntaria ironía, pues en realidad en lo que el PP está centrado es en su propio futuro, el que derivará de los próximos resultados electorales, que de ser los previsibles exigirán con toda probabilidad una segunda refundación si es que antes el corrimiento de Ciudadanos no la hace innecesaria por ocupación del tramo.

La autocrítica de López Miras alcanza a observar que en las generales se distrajeron hablando de cosas que «no son las que sabemos hacer, que son crear empleo, bajar impuestos, educación, infraestructuras€ El PSOE revienta España y después llaman al PP para que lo arregle», y tal vez por eso presentó su candidatura en el aeropuerto de Corvera, una infraestructura varada durante lo que llevamos de siglo hasta que llegó el PSOE y la inauguró.

El giro del PP, ya digo, se encamina a trasladar a su troceada franja sociológica la necesidad del voto útil bajo el implícito lema de 'Vienen los rojos', una apelación que provoca hilaridad en la izquierda, pero que el electorado potencial de la derecha, a la desesperada, podría considerar con seriedad. El problema es que la rocosidad de Vox y la confortabilidad coyuntural del votante de Ciudadanos dejan poco espacio para que el PP se reencuentre a sí mismo, menos aún cuando es perceptible que sus giros son meramente estratégicos y no obedecen, en realidad, a convicción profunda de su actual cúpula, a la que hemos visto muy desenvuelta en su ejercicio de derecha auténtica.

Y todo esto a pesar de que el resto de fuerzas políticas también practican los 'giros de guion', como es evidente en el caso de Podemos, que ahora esgrime una parte del texto fundacional del 'régimen de la Transición', tan denostado hasta hace cinco minutos; o del PSOE, cuyo líder, Pedro Sánchez, se acuesta utópico lunes, miércoles y viernes, y se levanta pragmático martes, jueves y sábados, y en los mítines de los domingos, según le da. O Ciudadanos, que tan inquieto está por la unidad territorial de España, ahora que tiene la posibilidad de embridar a Sánchez con un pacto de gobierno, se olvida de España para intentar suplir al PP desde la oposición, una estrategia que solo podría ser efectiva si Sánchez se alía con los nacionalistas, cosa que Rivera podría evitar, pero prefiere que le rente.

El giro más espectacular, desde luego, es el que han impuesto los guionistas del PP, que en este caso son los barones territoriales que se han de enfrentar a su supervivencia política. Todos al centro. La gracia estará en ver cómo sufren Casado y Teo interpretando sus nuevos papeles. Si antes se acercaron tanto a Vox que hasta lo suplantaron en algunos aspectos, quién sabe si ahora, con el nuevo vaivén, desbordan al PSOE por la izquierda. Capaces son.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook