28 de abril de 2019
28.04.2019
La feliz gobernación

Volverán banderas victoriosas

Vox marca el debate. "La calle canta en cada esquina, barra de bar o cola de supermercado. Desde las tribunas universitarias hasta los analfabetos funcionales, desde los lobbys neoliberales hasta los espectadores entretenidos en el D'Luxe"

28.04.2019 | 04:00
Volverán banderas victoriosas

"Todos impulsados por un líder a caballo que no ha leído un libro en su vida, aunque algún ilustrado haya blanqueado su ignorancia escribiendo un libro sobre él..."

La noche de las últimas elecciones en EE UU, después de cenar, me dispuse un whisky ante el televisor, decidido a atravesar, como cuando los Oscar, una madrugada emocionante adecuada a la gente de mi edad, es decir, en el after hours de mi sala de estar. Elegí un canal en cuyo plató se alineaban expertos en política internacional, corresponsales en España de las cabeceras norteamericanas más sonoras, especialistas en el sistema electoral USA y otros tertulianos de postín. La única incógnita que tan extraordinario panel de analistas nos transmitía a los espectadores se refería a la hora en que Hillary Clinton sería proclamada de facto presidenta de los EE UU. Nunca unas elecciones habían estado tan resueltas de antemano.

Sin embargo, conforme avanzaba el recuento, los primeros estados se decantaban a favor de Donald Trump. «Ya tenemos los resultados de Colorado», por ejemplo, anunciaba el moderador. Pero los expertísimos hacían ademanes como si la cosa estuviera prevista: «Los republicanos siempre ganan en Colorado». Se referían a la América profunda, por lo visto inamovible desde los tiempos del Catapún.

En el mapa que presidía el estudio, los diversos estados se iban pintando, poco a poco, del color republicano. Sin embargo, esto no parecía inquietar a los especialistas convocados. La clave, decían, estaba en las zonas más pobladas y, por tanto, más cultas y concienciadas, donde además existía un mayor número de compromisarios y donde tradicionalmente ganaban los demócratas. Todo transcurría, pues, según un guion nada inquietante, y esto a pesar de que el mapa se coloreaba a lo bestia en favor de Trump.

A una incierta hora de la madrugada me quedé catalítico en el sofá, con Trump avanzando por los territorios de EE UU, pero en mi paz de espíritu, pues los tertulianos insistían en que Hillary andaba sobrada y que un patán jamás podría ganar las elecciones en un país que había votado dos veces consecutivas al negro Obama, una personalidad progre y exquisita. Me sumergí en modo clis hasta las horas en que ya clareaba el día, y al despertar, el televisor, que había permanecido encendido, me transmitía la señal del pánico. No había duda: Trump había ganado las elecciones. Recurrí al móvil y a la tableta por si todavía estuviera soñando, pero los titulares eran inequívocos.

En el plató, los mismos expertos que vaticinaban horas antes el cómodo triunfo de la Clinton, ya insinuaban que quizá esa señora no había sido la mejor candidata de los demócratas, especulaban sobre los insondables secretos de la América profunda que se escapaban a la comprensión de los sociólogos de mesa camilla, ellos mismos sin ir más lejos, y se quedaban estupefactos ante la reproducción de vídeos en que mexicanos afincados en EE UU afirmaban haber votado a Trump por compartir la voluntad de éste de parar la entrada a su país de más mexicanos.

Todavía hay quienes andan indagando en los motivos de este disparate imposible, y la explicación no debe estar resuelta a la vista de que el único modo de desprenderse de Trump parece confiado a que alguna de sus trapisondas lo conduzca a la inhabilitación. Pero lo cierto es que está por ver la existencia de una alternativa ilusionante frente a un tipejo de sus características. Los inhábiles, a la vista de la situación, son los demócratas.

Ocurre tres cuartas partes de lo mismo en el resto de los países de cualquier continente que han sido asaltados después por este extraño fenómeno, pongamos Italia. Si acaso, Francia, que se libró de chiripa de los Le Pen con la fórmula Macron, y aún así la izquierda no se lo agradece, porque Macron es de derechas. La tragedia es que donde quiera que hay un émulo de Trump no se percibe alternativa, como si la ultraderecha hubiera barrido cualquier argumentario que se lo oponga, o más atinadamente, porque la izquierda se muestra incapaz de salir de su (¿se dice ahora así?) zona de confort.

Y hoy es la hora de España. La calle canta en cada esquina, barra de bar o cola de supermercado, desenvuelta. Vox marca el debate. Desde las tribunas universitarias hasta los analfabetos funcionales, desde los lobbys neoliberales hasta los espectadores entretenidos en Sálvame D'Luxe. Todos impulsados por un líder a caballo que no ha leído un libro en su vida, aunque algún ilustrado haya blanqueado su ignorancia escribiendo un libro sobre él. El PP le ofrece ministerios; Ciudadanos, que venía a corregir al PP por el centro cuando el PP todavía no había derrapado tan a la derecha como con Casado/Teo, no duda en sumergirse en esa derecha que incluye a la ultraderecha ya independizada del yugo PP, y esto aunque el liberalismo de Cs parezca incompatible, en cuanto a libertades públicas, con el liberalismo ultrarreaccionario de Vox.

La oposición a esta perspectiva la lidera un PSOE que intenta atrapar el voto útil de la izquierda, es decir, el que pueda recuperar de las anteriores fugas hacia Podemos, pero intentando a la vez que Podemos no decaiga, pues lo necesitaría como aliado. ¿No parece algo esquizofrénico? Podemos, por su parte, parece haberse errojonizado sin Errejón, con un líder, Iglesias, al que ya sólo le queda volver a reivindicar otra vez a Alexis Tsipras, pero esta vez por haberse ido a la derecha.

Si cuando en los años de la emergencia de Podemos a algunos les pareció aburrida la reedición de los nombres de Marx, Gramsci y otros etcéteras (toda aquella jerga de los años 70, siglo XX), cabe imaginar lo que significa para generaciones como la mía, que estudió Primaria en la escuela franquista, la reaparición en las crónicas políticas, medio siglo después, de nombres que enseñoreaban la Enciclopedia Álvarez de Tercer Grado, como Indíbil y Mandonio, Don Pelayo, Viriato, Isabel y Fernando, el Cid Campeador, el Gran Capitán, Carlos I de España y V de Alemania o Millán Astray. Sólo faltaba Isabel Pantoja, y ya ha saltado del helicóptero No es un chiste. Está pasando.

El fenómeno Vox, aunque poco intelectual, ya lo adelantó intelectualmente el pasado año el columnista de El Mundo Jorge Bustos en su libro Vidas cipotudas, que incluye una relación de perfiles de personajes de la Historia de España, machos (incluida alguna fémina), valientes, canallas, aventureros, arrojados y, sobre todo, patriotas que, metidos en una túrmix, arrojarían hoy el zumo desde el que podría reconstruirse, si bien algo caricaturescamente, un personaje como Abascal. Son señales que estaban por ahí, aunque escondidas en las librerías, donde nadie va.

Hay quienes relativizan el calado de la irrupción de la ultraderecha en los Parlamentos aduciendo que, cuanta más presencia consigan, más obligadamente pragmáticos se mostrarán, y exhiben el ejemplo de Podemos, que se inauguró como un partido antisistema y ahora apela constantemente a la Constitución. Pero es evidente que Vox, como Trump para lo suyo y el resto de referentes de esta anomalía, es formalmente un partido, pero no un partido político, sino antipolítico.

Su política es la 'no política', aunque oportunistamente, como en el caso de la Región de Murcia, haya recurrido a algunos políticos, caso de Lourdes Méndez. Y esto porque la proclamación de la bandera y el sonsonete de «España, España» no dice absolutamente nada ni siquiera para los intereses reales de la gente que lo vota masivamente. De este engrudo no puede salir ninguna actuación política al margen de autosatisfacciones simbólicas intraducibles a los problemas de la gente.

Por tanto, la vacuna contra Vox será su propio triunfo y el colapso consecuente a su impericia. Pero mientras tanto, la consecuencia podría consistir en el desbaratamiento del resto de fuerzas políticas, arrojadas a crisis internas irresolubles y a la incapacidad para las alternativas, todo ello en un panorama de enfrentamiento político extremo con lenguaje guerracivilista. En definitiva, justo lo que nos hace falta.

O sea, que Trump no iba a ganar, ¿no? Eso decían los comentaristas al cierre de las urnas. Pero cuando desperté, el dinosaurio estaba allí. Ahora está aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook