22 de abril de 2019
22.04.2019
Murcia D. F.

Pirotecnia

Los partidos políticos que andan estos días enfrascados en pedir el voto a los ciudadanos deben huir de las promesas inverosímiles, más cerca de los fuegos artificiales que de la realidad, si no quieren caer en el descrédito

22.04.2019 | 08:08
El yacimiento de San Esteban, anegado

La capital de la Región inauguró anoche sus Fiestas de Primavera y como no podía ser de otra manera se utilizó mucha pirotecnia. Parece que el lanzamiento de fuegos artificiales se está convirtiendo en la marca de los populares, que cada año se superan en dejar ojiplático al personal. Y no solo a aquellos a los que fascinan los sonidos y la luminosidad de los cohetes.

También deja pasmados a todos los que no comulgan con este tipo de atracciones de 'pan y circo' y que entienden que el dinero debe gastarse en asuntos más provechosos. Sin caer en demagogia, el sentido común indica que los partidos políticos que están estos días enfrascacos en pedir el voto a los ciudadanos deberían huir en sus programas electorales de la pirotecnia o los fuegos de artificio si no quieren caer en el descrédito de hacer propuestas inverosímiles.

Repasando estos días lo prometido por el partido del gobierno en 2015 aún no se ha desteñido de su programa electoral la promesa de rehabilitar el yacimiento de San Esteban, que lleva casi una década a la intemperie, a lo largo de este mandato, algo que será ya imposible, ya que la legislatura toca a su fin. Como tampoco serán una realidad otros tantos proyectos que se quedarán en el tintero.

El más sangrante, sin duda, por los años que lleva en los programas electores, es el que hace alusión al plan de infraestructuras de la zona norte, que evitaría, como ha ocurrido este fin de semana, la inundación de calles del municipio. Ese plan lleva en cartera desde hace lustros y por unas causas o por otras no se ha llegado a ejecutar del modo y manera previstos. El Gobierno central también tiene parte de culpa en este incumplimiento con la capital de la Región debido a que la mayoría de los fondos deben ser provistos por los Presupuestos Generales del Estado. Esperando que en años próximos sea una realidad, estas Fiestas de Primera nos quedarán el Rey Lobo y la pirotecnia de la Redonda. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook