12 de abril de 2019
12.04.2019
La Opinión de Murcia
Tribuna política

Murcia, museo al aire libre

11.04.2019 | 21:06
Murcia, museo al aire libre

En apenas unos años, Murcia ha sabido incorporar el grafiti a su singularidad. Los amantes de este arte callejero saben que nuestra ciudad les acoge con cariño y respeto y abre sus puertas a esta forma de expresión joven, dinámica y desenfadada. Poco a poco, sus calles se han llenado de color, dinamismo e imaginación y el grafiti ha encontrado en sus paredes un fenomenal escaparate para darse a conocer. Gracias a esta animada colección de murales, a la participación decidida de los expertos dibujantes y a la acertada difusión de los trabajos realizados, Murcia se ha convertido hoy, sin lugar a dudas, en una ciudad conocida y reconocida, también, por el grafiti.

De hecho, son cientos los amantes y entendidos (o simplemente curiosos) de esta expresión artística que recorren nuestras calles para encontrarse con la reconocible mirada de Dalí, un indígena sosteniendo un carnero, el Carnaval del Cabezo de Torres, una ballena que surge de las aguas, una pila de cubos que crece o referencias a la huerta, etc., trabajos todos ellos punteros, realizados con distintos estilos y paletas de colores, pero unidos por el espray y la libertad de expresión de sus creadores.

Entre los artistas que han dejado su sello en este 'Museo al aire libre' destaca el mundialmente conocido Eduardo Kobra, autor del 'Salvador Dalí' que luce el Centro Puertas de Castilla, primera obra que realiza en España. Junto a esta, Murcia exhibe también los trabajos de un elenco de muralistas de relevancia internacional, artistas nacionales y locales, entre los que se encuentran los murcianos Carlos Callizo, Tone o Pigüo, los británicos Dale Grimshaw y Pang o la francesa Sofría Frey. En total, más de medio centenar de autores y más de sesenta obras.

Detrás de estos magníficos resultados está también el trabajo de la Oficina Municipal del Grafiti, que se encarga de localizar los espacios urbanos adecuados, clasificarlos y asignar a cada uno de ellos el artista cuyo estilo y técnica mejor se adapte a la superficie y al tema escogido. Es un esfuerzo que transcurre oculto mientras se lleva a cabo, pero que se aprecia muy bien una vez plasmada la obra y contemplada la ciudad en su conjunto, convertida en un envidiable museo de arte urbano al aire libre. Gracias a este trabajo, rincones que antes se veían deteriorados pasan a lucir atractivos; muros apagados se visten de rojos, verdes, amarillos y vivos azules; fachadas afeadas por el abandono y el paso de los años se muestran ahora revestidas de encanto y la ciudad hace gala de la imagen de decoro y limpieza que merece.

Pero un municipio como Murcia, moderno y decidido a reivindicar el grafiti como una disciplina artística, no admite pintadas en cualquier esquina o grafitis en cualquier pared. Por ello, la Oficina Municipal del Grafiti, dependiente de la concejalía de Infraestructuras, Obras y Servicios Públicos del ayuntamiento de Murcia, continúa su labor en la búsqueda y localización de fachadas, muros, paredes y soportes idóneos donde los artistas puedan plasmar sus obras para, a continuación, darlas a conocer dentro y fuera de nuestro territorio.

Al mismo tiempo, y de forma paralela, esta oficina seguirá impartiendo talleres de grafiti a jóvenes y cursos de seguridad para los artistas, resolviendo dudas, organizando festivales o demostraciones, así como colaborando con asociaciones y colectivos. Unas acciones que contribuirán, junto a la defensa, impulso y difusión del arte urbano, a consolidar Murcia entre las ciudades que aman y valoran los grafitis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook