05 de abril de 2019
05.04.2019
La Opinión de Murcia
Verderías

Estatuto

04.04.2019 | 22:25
Estatuto

Me he leído el proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia. Enteretico, de arriba abajo, letra por letra, con su preámbulo, sus 99 artículos (que ya es ganas de no poner uno más y hacer la cifra más redonda), sus Títulos y sus disposiciones adicionales, transitoria, finales y hasta derogatoria.

No tengo ningún mérito, esto lo deberíamos hacer todos, aunque dudo que vaya a ser así y por eso confío en que la Asamblea Regional programe algún tipo de campaña divulgativa, quizás tras pasar por el Congreso de los Diputados, para que a todos nos llegue de forma completa el contenido de nuestra nueva norma básica.

El caso es que el proyecto de reforma del Estatuto me ha gustado. Y mucho. Puede que algo eche en falta en el texto o que opine que algún detalle puede ser mejorado. Pero tanto da, amenazo con desgranarlo aquí mismo en alguna otra ocasión a beneficio de inventario.

El resumen es que es un gran proyecto de Estatuto de Autonomía, modernizado, trasversal, contemporáneo, equilibrado, integral, y pónganle los demás calificativos que a ustedes les parezca, siempre que sean del mismo tono.

Habría muchas, muchísimas cosas que comentar de un texto que, ni más ni menos, es el que será la miniconstitución de la Región de Murcia una vez aprobado, espero que con poca o ninguna modificación, por el Congreso. Sin embargo ahora solo quiero reflejar un aspecto que me resulta especialmente cercano: el proyecto de Estatuto trata los conceptos del medio ambiente de forma magnífica. Cierto que un texto legislativo de este tipo no permite ir a los detalles, sino a los conceptos, y en ello los conceptos ambientales incluidos en el proyecto son, aunque forzosamente genéricos, muy satisfactorios.

Bueno, no sé, un par de botones de muestra. El artículo 21 que trata sobre los derechos en relación al medio ambiente es amplio, certero y bien redactado. No se olvide que a pesar de lo genérico de la norma este artículo encarga a los poderes públicos, entre otras cosas, ni más ni menos que evitar la especulación urbanística sobre el territorio, y esto no es baladí. Lo propio ocurre con el artículo 22 sobre el derecho de acceso a las fuentes de energías renovables, reconociendo el derecho superior de acceder al sol en autoconsumo energético. Por su parte los principios rectores de los poderes públicos desgranados en el artículo 29 también tienen varios momentos ambientalizantes bien traídos y necesarios.

Otros muchos aspectos sobre derechos sociales básicos, memoria democrática, nuevas tecnologías, igualdad, violencia de género, familia, consumidores y usuarios, y varios más, sitúan a la región que dibuja el proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía en una posición moderna y avanzada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook