11 de marzo de 2019
11.03.2019
Murcia D. F.

Aparato averiado

La candidatura con la que el PSOE se presentará a las municipales ha dejado un reguero de descontentos, sobre todo, entre los pedáneos y presidentes de junta

11.03.2019 | 04:00
Aparato averiado

Más descontentos que contentos. Este podría ser el resumen de las listas electorales que el PSOE ha confeccionado para acudir a las elecciones municipales y autonómicas, que están a la vuelta de la esquina. Todo parecía indicar que esa relación de nombres que acompañarán a Diego Conesa y a José Antonio Serrano iba a ser dictada por 'el nuevo aparato' de un partido que prácticamente lleva un cuarto de siglo en la oposición haciendo siempre las cosas de la misma manera.

Podría decirse que lo calca tanto, de un mandato a otro, que ahí sigue de segundón. Parecía que esta vez la cosa iba a ser diferente con personas que llegan 'frescas' al escenario político sin los intereses tóxicos de unos bandos y otros y con la necesidad más que nunca de unir a las familias que existen dentro del partido. Todo era un espejismo en ese desierto de la calle Princesa que apostó por primarias y ha acabado imponiendo el aparato, pero un aparato que, en esta ocasión, parece un tanto averiado por el cocido que ha preparado.

Es justo reconocer que el cabeza de cartel a las municipales no tenía mucho margen de maniobra, aunque lo que sí tenía claro es que no quería a la actual portavoz del grupo socialista como compañera de viaje. Susana Hernández ha sido expulsada de la lista municipal pese a que renunció a disputarle al ahora candidato ese puesto en las primarias convocadas que no llegaron a celebrarse porque ella se retiró de esa carrera.

A todo el que la quiera escuchar, ella comenta que le prometieron ir de número dos. Y de dos va, pero no en la lista a la Alcaldía de Murcia. Ha sido recolocada en la relación de nombres que presentará el PSOE para el Senado, detrás de Joaquín López, otro damnificado del aparato del partido. Hernández dio credibilidad a los socialistas que la invitaron a no presentarse, aunque debió tener en cuenta que ningún portavoz municipal que se retira de una carrera, la que sea, es luego recolocado en el mismo escenario. Así ha sido siempre en casi todas las formaciones políticas. Lo contario es un tanto raro y anómalo.

Lógicamente Serrano temía que la actual portavoz pudiera socavarle los cimientos y ha preferido tenerla bien lejos. El cabeza de cartel y el aparato tampoco han tenido en cuenta los resultados de 'esas primarias' realizadas en las agrupaciones para proponer nombres para la candidatura. Eso se aprecia claramente con el rechazo a incluir a concejales actuales como Maite Espinosa, que ganó en su agrupación que, finalmente, estará representada por Enrique Lorca, en el puesto tres.

El único que repite es el edil Juan Vicente Larrosa, un concejal que en el último momento retiró su apoyo a Hernández para disputarle a Serrano el puesto en el proceso de primarias, y que ahora recibe la recompensa. Además, una parte del PSOE le ha colocado la etiqueta de 'hombre de Lucas', una denominación que remite a Francisco Lucas, vicesecretario general del PSOE en la Región. Se trata de uno de los hombres de máxima confianza de Diego Conesa, que aparece en el puesto tres de la lista a la Asamblea Regional y que con su 'peón local' estará al tanto de lo que pase en el grupo municipal del Ayuntamiento de Murcia.

Descontentos se han quedado también los 'tovaristas' (partidarios en su día del que fuera secretario general de los socialistas murcianos Rafael González Tovar), que no han conseguido meter a ninguno de sus acólitos en los puestos que cuentan en la lista. Les propusieron el número nueve, pero al parecer no convencía este puesto a la agrupación más grande del municipio en número de afiliados. Y para cabreados una parte de los alcaldes pedáneos socialistas y de los presidentes de juntas vecinales que creen que la lista confeccionada no une, sino que agranda las diferencias y alimenta las ganas de tirar la toalla. Unos por la no inclusión de Susana Hernández y otros, decepcionados por no ir en la lista.

Sea como fuere también el propio Serrano ha hecho sus sacrificios al no incluir, con todo el dolor de su corazón, a su colaborador más cercano: Paco Viudes, el pedáneo de Cabezo de Torres, al que la expulsión de Susana Hernández le ha cortado el camino. Son de la misma agrupación y el candidato no podía justificar de ninguna de las maneras la no inclusión de la actual portavoz y sí la incorporación de 'su mano derecha', ya que Hernández fue propuesta por su agrupación para ir en la lista electoral municipal.

El cabeza de cartel tiene ya su equipo aprobado este fin de semana y ahora tendrá que ponerse con el programa electoral, en el que ya está trabajando un grupo de personas comandadas por Pedro Antonio Ríos, que fue concejal con IU y que posteriormente ocupó distintos cargos en ambas formaciones de izquierdas. Tendrán que afilar bien el lápiz para presentar una oferta atractiva. Por nadie pase.

Terremoto sardinero

Y del terremoto socialista por la confección de las listas a otro. Este se produjo el viernes por la noche en el transcurso de la gala sardinera celebrada en el hotel Nelva. Tras la cena y la entrega de galardones, cuando la velada se relaja y empieza el baile, tres 'espontáneas sardineras' cogieron el micro y pidieron igualdad entre ellas y ellos, y reclamaron subirse a las carrozas del Entierro de la Sardina, un desfile en el que las féminas no pueden participar como ellos. Y es que los estatutos, si se miran bien, no harán posible esta incorporación de la mujer, ya que permiten su presencia pero no mezclados con los hombres (se tendría que hacer un grupo solo de féminas) y tampoco puede exceder la comitiva de los 21 grupos actuales. Es decir, que aunque las mujeres formaran un grupo tendrían que ponerse en cola hasta que hubiera hueco. Y no parece que ningún grupo vaya a fusionarse con otro o a darse de baja para dejar paso a las sardineras reivindicativas y 'feministas'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook