09 de marzo de 2019
09.03.2019
Una habitación propia

Escribiendo el futuro

09.03.2019 | 04:00
Escribiendo el futuro

Igualdad y feminismo son dos principios necesarios, sencillos de entender y defender. Sin embargo, en la amplitud del concepto hay quien se pierde. Tratando de definirlos y redefinirlos son muchos los que se enzarzan en agresivos debates abstractos e ideológicos que poco tienen que ver con su verdadero significado. Por eso me parece tan bonito el ejercicio de concreción de lo que es la igualdad que tuvo lugar el jueves y el viernes en La Merced, en una actividad organizada de manera conjunta entre la Unidad para la Igualdad entre Mujeres y Hombres de la Universidad de Murcia y la Plataforma Colombine de mujeres periodistas feministas de la Región. Escribe el futuro: titulares para la igualdad era el título de esta acción a la que estaba invitada toda la comunidad universitaria, pero especialmente los estudiantes.

Admito ciertas dudas iniciales por el interés que la iniciativa pudiera llegar a tener entre los más jóvenes y el cierto temor a que no entendieran lo que pretendíamos hacer. Queríamos poner en palabras todas esas noticias que un día (cercano) esperamos leer y escuchar en los medios de comunicación y que dejen patente que la igualdad plena ya está en la sociedad.

Esas dudas se disiparon a medida que quienes se acercaban al mural situado junto al aulario de la Facultad de Letras iban escribiendo: «Reforma en la educación obliga a incluir a las olvidadas de la historia»; «La brecha salarial cae a los mínimos históricos»; «El 50% de los puestos directivos los ocupan mujeres»; «Los informativos dedican el mismo tiempo al deporte femenino que al masculino»; «Las amas de casa cotizarán a la seguridad social»; «Adiós al acoso, 2020 cierra sin casos de violencia de género»; «Desaparecen los puntos violeta por erradicación de las agresiones»; «El 100% de las empresas cuenta con planes de igualdad»€ y así hasta llenar el mural.

Al principio, a algunos, les costaba un poco definir lo que querían decir, pero en seguida encontraban eso que les chirría de la sociedad actual y que les gustaría que cambiara.

Uno de los momentos más especiales lo protagonizó una pareja que paseaba por el patio de La Merced con una niña de unos dos años y con un bebé. Al llegar a la altura del mural se pararon y empezaron a leer con interés todo lo que ya había escrito y dijo en voz alta: «Pero si todo eso son mentiras€», y nos miró sin entender muy bien nada, hasta que alguien le contestó: «No, son los titulares que esperamos leer pronto en los periódicos, ¿escribes uno?». El hombre no lo dudó, cogió el rotulador y se fue directo al primer hueco que encontró en el mural; tenía muy claro lo que iba a poner: «Aumenta la natalidad a índices excelentes porque las mujeres no tienen temor a ser mamás». Cuando terminó de escribir, le dimos las gracias; su deseo nos había gustado mucho a todas. Fue su pareja la que se encargó de explicarnos de dónde nacía ese titular. De dos embarazos que ha tenido, dos despidos. Esa es la realidad que hay que cambiar.

Cada uno de estos titulares concretos llenos de esperanza es una razón más para seguir pensando que hace falta apostar por el feminismo, que no es otra cosa que la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook