27 de febrero de 2019
27.02.2019
Tribuna libre

Elecciones, pero con adjudicación total del soterramiento

Esperemos que en esta última semana impere la diligencia del Gobierno y del ministerio de Fomento para que entremos en el periodo electoral con la duda resuelta de que el soterramiento y el Convenio de 2006 no están en juego y que el Gobierno próximo tendrá que asumir una decisión que ya resulte irreversible, porque ya es llegada la hora de que todos hemos acordado, por encima de nuestras ideologías, hacer cumplir la vieja promesa del soterramiento de las vías a su paso por la ciudad de Murcia

27.02.2019 | 04:00
Elecciones, pero con adjudicación total del soterramiento

Admitamos que ir a Madrid por Alicante no es lo que le interesa a la Región de Murcia, contando con más trenes híbridos por llegar que darán servicio a Cartagena y Cieza por Camarillas, la ruta natural, en un tiempo inferior a un tren electoral por Monforte que sólo daría servicio a la capital y no a una Región de Murcia que necesita ser vertebrada en su transporte público

Es difícil pedir calma en un momento político donde el ruido se lo lleva todo, amplitud de miras y claridad en los acuerdos. Tal vez unas sesiones de yoga nos ayudarían a encontrar la claridad. Todo es política, nadie puede dudarlo, pero algunas cosas son transversales, como el soterramiento, y están por encima de los partidos; es algo que ha demostrado la sociedad murciana y que debemos acatar, sobre todo después de aquel 30 de septiembre de 2017 con 50.000 murcianos en la calle.

Por ello, resultan comprensibles las quejas del Partido Popular sobre los retrasos en las obras del soterramiento de Santiago el Mayor; la empresa constructora debería aumentar el tajo para cumplir con las expectativas marcadas en los cronogramas y hacer que las fechas dadas se cumplan, y así lo hicimos notar en la Comisión de Seguimiento de las obras del Soterramiento, el pasado 12 febrero. Resulta, pues, loable la labor de la oposición en una sociedad democrática, pero tal vez debiera medir sus palabras, cuando esta oposición es responsable de retrasos derivados de una mala gestión para que la Empresa Municipal de Aguas (Emuasa) eliminara colectores y cauces del alcantarillado que dificultan la continuidad de las obras.

Pero lo que no es de recibo son sus críticas a los cortes ferroviarios, que estaban ya planificados cuando ellos estaban en el poder y que se hubieran producido de igual modo, con o sin cambio de Gobierno. Estos cortes tienen como misión aumentar la seguridad en una zona donde la introducción del sistema de seguridad ASFA-digital se ha retrasado sine die y durante años hemos tenido cruces con trenes en apeaderos que tras el accidente de Angrois, en Galicia, fueron sustituidos, por peligrosos, por cruces con factores en las estaciones, igualmente peligrosos como sabemos por experiencia en la Región de Murcia.

Despotricar sobre estos cortes, o solicitar la apertura de la línea Murcia-Monforte sin calibrar los sistemas de seguridad, con el recuerdo del accidente de Chinchilla o el de Angrois, no es solo una temeridad, sino un síntoma de una política en lo que todo vale y que ya no resulta aceptable para unas infraestructuras que son necesarias para todos.

Tampoco resulta creíble, no habiendo entrado a fecha de hoy el tren Séneca de pruebas en la variante de Monforte, que este tren laboratorio hubiera podido estar en Murcia el pasado agosto de 2018, cuando tales pruebas no empezarán hasta abril o mayo de 2019, lo que hará que la puesta en funcionamiento se retrase seguramente a fines de 2019 o principios de 2020, si no más tarde, como saben todos los técnicos de ADIF; pero, claro, se acercan elecciones y en este periodo todo está permitido.

Dicho esto, admitamos que ir a Madrid por Alicante no es lo que le interesa a la Región de Murcia, contando con más trenes híbridos por llegar que darán servicio a Cartagena y Cieza por Camarillas, la ruta natural, en un tiempo inferior a un tren electoral por Monforte que sólo daría servicio a la capital y no a una Región de Murcia que necesita ser vertebrada en su transporte público. Todo ello sin olvidar que seguiremos luchando por que se introduzcan más trenes híbridos, y por que se electrifique la vía, pues con ello podríamos ir a Madrid en dos horas cincuenta minutos, mientras se termina ese Corredor Mediterráneo necesario para Europa y para España, en el que nada se invirtió en los años anteriores.

Pero no es de ese vehículo electoral, el AVE, del que queremos hablar hoy, sino del soterramiento. Venimos esperando la adjudicación de la fase Estación-Barriomar-Nonduermas, que debió haberse resuelto en diciembre y todavía colea.

Tras la no aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez, y la convocatoria electoral para el 28A (coincidimos con el titular Ángel Montiel en LA OPINIÓN del domingo 17 febrero, Elecciones ya, pero no tan pronto) se abre un nuevo cambio de Gobierno sin que tal fase se haya adjudicado. Acabamos de oír de boca de Pedro Saura que no prevé ningún otro retraso de inversiones en infraestructuras programadas para este año, «no tiene por qué haberlos», y que están trabajando para ajustar esta adjudicación a la nueva normativa de contratación pública, pero no acabamos de comprender que hayamos llegado a estas fechas para ello, en las que tan sólo le queda al gobierno un Consejo de Ministros para poder tomar decisiones, antes de que se convierta en gobierno en funciones maniatado por el periodo electoral. Creemos que es posible adjudicar y luego dar todos los pasos necesarios, si no fuera posible obviar alguno de ellos, para que este tema quede cerrado en su parte administrativa y que ya sólo nos quede vigilar por el buen avance de las obras.

Esperamos, una vez más, que prime la buena voluntad de todas las partes en un tema que deseamos todos los murcianos y que no puede ser sometido al eterno partidismo del 'y tú más', porque los murcianos nos merecemos que no haya más retrasos y que la adjudicación se realice en tiempo y forma antes del cambio de Gobierno, independientemente de su color.

Y esperamos también que en esta última semana impere la diligencia del gobierno y del ministerio de Fomento para que entremos en el periodo electoral con la duda resuelta de que el soterramiento y el Convenio de 2006 no están en juego y que el Gobierno próximo tendrá que asumir una decisión que ya resulte irreversible, porque ya es llegada la hora de que todos hemos acordado, por encima de nuestras ideologías, hacer cumplir la vieja promesa del soterramiento de las vías a su paso por la ciudad de Murcia.

Por nuestra parte no vamos a evitar esfuerzos, pero demandamos que durante esta semana se clarifique todo con transparencia, que exista un calendario claro para la adjudicación, que no se cierre el paso a nivel de Santiago el Mayor sin tener la adjudicación del tramo faltante, subrayando que la misma debe producirse de inmediato; de otro modo no nos quedaría otra que llamar de nuevo a los habitantes de esta Región a una nueva manifestación para exigir el soterramiento según el convenio de 2006.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook