25 de febrero de 2019
25.02.2019
Murcia D. F.

Ahora Murcia se hace el harakiri

El 95% de la asamblea del partido con representación en el Ayuntamiento vota a favor de no concurrir a las elecciones municipales y de apoyar a aquellos 'compañeros' que decidan integrarse en el proyecto municipal de Podemos

25.02.2019 | 04:00
Ahora Murcia se hace el harakiri

Se veía venir. En cuanto Alicia Morales y Ángeles Moreno Micol anunciaron hace meses que se dejarían la política tras este mandato, estaba claro que Ahora Murcia tenía un negro futuro de cara a una nueva candidatura municipal. La portavoz de los 'ahoritas' (como a este partido le gusta llamar a sus compañeros) estaba llamada a ser la candidata de Podemos para las municipales de Murcia. O al menos eso creía ella y prácticamente todo su partido.

Sin embargo, la formación morada, capitaneada por Óscar Urralburu, decidió apostar por Gino Ruiz, que ha sido finalmente el que ha ganado las primarias con una lista que a ciertos simpatizantes no convence por la poca experiencia que aportan algunos de los nombres de esa candidatura. La circunstancia de que el líder regional de Podemos respaldara internamente al abogado obligó a Morales a apearse de la carrera electoral. Llegados a ese punto, en el que tanto la portavoz de Ahora como la concejala Micol, descubrieron que su futuro no estaba en la política había que decidir qué hacer con el partido de los 'ahoritas'.

Y los ahoritas han hablado y han apostado por un harakiri discreto. Lo hicieron en asamblea este fin de semana y decidieron con el respaldo de un 95% de los votos que el partido no debía concurrir a las elecciones y que se apoyaría a cualquier 'compañero' que quisiera implicarse en el proyecto municipal de Podemos. Así, con este mandato, se deja la puerta abierta a que personas que han estado de concejales en Ahora Murcia, como por ejemplo, Miguel Ángel Alzamora, puedan en adelante seguir trabajando con los podemitas.

En los círculos tanto de Podemos como de IU, partido con el que no confluirán en las elecciones municipales, se descarta que los 'ahoritas' con otras personas que han dimitido de cargos de la formación morada puedan en la capital de la Región intentar montar un 'Más Murcia' emulando a 'Más Madrid', la plataforma de Manuela Carmena e Íñigo Errejón. Esta opción está descartada pese a que no sería un disparate teniendo en cuenta que prácticamente la corriente de Errejón es la mayoritaria en la Región.

Los errejonistas (Urralburu, Gino Ruiz, etc.) han arrinconado y neutralizado a los pablistas (la corriente de Pablo Iglesias) y a los 'anticapi' (la corriente más a la izquierda de Podemos que tiene a una de sus máximas exponentes en España en Teresa Rodríguez, la 'lideresa' de Andalucía) que, en el caso de los pablistas, estarían representados en la Región por Javier Sánchez Serna. O sea, que los murcianos podemitas están más en la línea de una izquierda hacia el centro.

Este detalle no ha pasado desapercibido para otras formaciones de izquierdas como IU y Cambiemos Murcia que apostaron fuerte por la confluencia con Podemos, tanto antes de las elecciones municipales anteriores como en esta ocasión, sin que el maridaje haya sido posible ni antes ni ahora. Ese mal sabor de boca al no haber habido matrimonio es visto en estos momentos como una oportunidad por IU y Cambiemos Murcia para sacar a relucir su pedigrí de ser la formación izquierdas por antonomasia. Seguro que lo utilizarán en la campaña electoral con el argumento de que el 'podemos murciano errejonista' está más próximo al PSOE que al Podemos emanado del movimiento 15M. Está claro que el despecho es muy malo. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook