29 de noviembre de 2018
29.11.2018
Por si encaja

La primera de la serie

29.11.2018 | 16:51
La primera de la serie

Estamos a nada de que se celebren unas elecciones con enjundia para el futuro de algún que otro pollo aún sabiéndose que, en lo primordial, no hay partido. Hasta la hora del recuento, la ganadora va a pasárselo tragándose que la clasificación de la Liga la encabece el otro equipo. Que padezca un poco, porque por lo demás... Las únicas situaciones comprometidas por las que ha debido pasar Susana durante la campaña han sido aquellas en las que no le ha que más remedio que poner buena cara ante la presencia de Sánchez y viceversa. Hasta se le ha visto recostar la cabeza sobre el hombro monclovita en un esfuerzo de contorsionismo cómplice que no está pagado con nada. Afortunadamente para la salud mental del dúo Pimpinela, al ganador de las primarias y de la moción de censura lo que le quita el sentío es coger el avión y marcarse un viaje oficial tras otro... al extranjero. Que los politólogos y asesores de cámara me perdonen pero, por el calado de alguno de ellos dentro del récord alcanzado, da la impresión que, al haberle llegado de repente lo que le llegó y en las condiciones raquíticas que lo mantiene, ha dicho: esto hay que aprovecharlo que cualquiera sabe. En el polo opuesto se mueve el rival tradicional. A la pareja puntera del pepé patrio, Casado & Teodoro, se le nota con tanta confianza en el candidato propio que no lo dejan solo ni a sol ni a sombra. Qué lunas están dándole a Moreno Bonilla. Mientras el sucesor de Mariano se ha escorado asimismo, que ya es escorarse, al advertir que «aquí no hay ablación de clítoris ni se matan los carneros en casa, así que o se respetan las costumbres occidentales o se han equivocado de país» obsesionado como anda con Vox, su número dos, que lleva camino de superar a los impagables Hernando y Celia, sostiene que a quien le araña votos Vox es a Ciudadanos, que ni lo nombra ya que con sacar a pasear a Puigdemont y a Junqueras le sobra. Es la potra que tiene Susana en la reválida: que, con ese cuadro enfrente, ni toparse otra vez con Sánchez hará que sufra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook