17 de noviembre de 2018
17.11.2018
La Opinión de Murcia
Este mundo es el mundo

El poder desgasta a quien no lo tiene

16.11.2018 | 22:41
El poder desgasta a quien no lo tiene

El PSOE volverá a ganar las elecciones andaluzas por los deméritos de sus contrarios. La clave está en que es visto como el que mejor defiende los intereses de Andalucía y el que, pese a todo, genera más confianza

El democristiano italiano Giulio Andreotti, tan inteligente como turbio, se le atribuye la frase «el poder desgasta más a quien no lo tiene». Es una afirmación polémica que está por demostrar, pero si en algún lugar del mundo parece indiscutible es en Andalucía. Allí el PSOE manda desde 1981, hace nada menos que 37 años. Mientras, en España ha gobernado la UCD con Calvo Sotelo, el PSOE con González (trece largos años) y Zapatero, y el PP con Aznar y Rajoy. Y allí, según todas las encuestas (no únicamente la del CIS) volverán a gobernar los socialistas con Susana Díaz tras las elecciones del 2 de diciembre. Y ello pese al famoso escándalo de los ERE, que ha afectado a dos expresidentes andaluces ( Chaves y Griñán) que están siendo juzgados en estos momentos, durante la campaña electoral.

Por otra parte, desde la vuelta de vacaciones el PP y Ciudadanos se han lanzado a una campaña de acoso y derribo contra Pedro Sánchez que, al menos en Andalucía, no parece haber tenido efectos relevantes. No sólo el PSOE ganará las elecciones andaluzas, a bastante distancia del terceto de segundos colocados (PP, Podemos y Cs) sino que, según el CIS, la intención directa de voto socialista en Andalucía en unas hipotéticas elecciones generales está muy por encima de sus competidores.

La encuesta del CIS (que en este caso difiere poco de otras publicadas) no detecta ningún entusiasmo con la gestión de la Junta de Andalucía. El 55 % de los encuestados cree que la situación económica es mala o muy mala. El 58,9 % opina lo mismo de la política. El 35 % (contra el 8,6 %) dice que la situación es peor que hace cuatro años. El 44 % (contra el 15 %) juzga negativamente la gestión de Susana Díaz y al 58,4 % (contra sólo el 25 %) le gustaría que tras las elecciones gobernara un partido distinto al PSOE. Hasta aquí el teorema Andreotti parece equivocado. El poder desgasta. Y bastante.

Sin embargo, el PSOE es el partido que a más gente (un 27 % frente al 13 % de Cs) le gustaría que ganara las elecciones. Nada menos que un 65 %, frente al 9 % del PP, cree que el PSOE las ganará. Y efectivamente, la estimación de voto del PSOE es del 37,4 % en el CIS –el 32 % en el promedio de seis encuestas–, con lo que Díaz ganará de forma destacada el próximo 3 de diciembre. Tanto según el sondeo del CIS como de la media de los últimos publicados.

El problema será cómo logra luego ser investida porque le faltarán ocho escaños como mínimo para llegar a la mayoría absoluta. Cs jura que, al revés que hace cuatro años, no la apoyará y sus relaciones con Podemos son malas. Por eso se prevé una complicada etapa postelectoral (¿hasta las municipales de mayo?) y no se puede descartar del todo que haya que repetir elecciones.

¿Cuál es el misterio por el que, pese a acusar el desgaste, el PSOE vuelve a ganar y confirma así la vigencia en Andalucía del teorema Andreotti? No es por méritos propios, sino por los deméritos de sus adversarios, que no han sabido trabajar bien. En efecto, pese a los ERE y pese a todo, el PSOE es visto como el partido que mejor defiende los intereses andaluces (24 % contra 8 % del PP), que mejor representa al ciudadano medio (25 % frente a 10 % de Cs), que genera más confianza (23 % contra 11 % de Cs) y más capacitado para gobernar Andalucía (25 % contra 10% del PP).

Dejemos los números. El PSOE volverá a ganar y, si las encuestas no fallan, Sánchez saldrá reforzado porque ganará la batalla andaluza a Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Y que Susana Díaz –su enemiga dentro del PSOE– tenga después problemas para la investidura más bien refuerza su control del partido que perjudica su liderazgo.

El PSOE sacará, además –repito si las encuestas no se equivocan–, una ventaja suplementaria ya que se producirá un empate entre el PP, que baja, y Cs, que sube. Tras el 2 de diciembre no quedará, pues, claro si el voto útil para vencer al PSOE es Casado o Rivera. Y Vox puede entrar en el Parlamento andaluz. Una derecha partida y más fragmentada todavía (por Vox) no es un mal escenario para Sánchez de cara a las elecciones municipales, autonómicas y europeas del superdomingo del próximo mayo. Suponiendo, claro, que haya resistido.

Por el momento, gobernar con 84 diputados, en minoría absoluta, parece haberle castigado bastante menos de lo que pronosticaban sus adversarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook