09 de noviembre de 2018
09.11.2018
Tribuna libre

Un médico pone al descubierto las "falsedades" del Gobierno regional en Sanidad

El presidente de la Sociedad Murciana de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias critica la situación de la UCI en la comunidad

09.11.2018 | 04:00
Un médico pone al descubierto las "falsedades" del Gobierno regional en Sanidad

Soy el doctor Antonio Sánchez Martos, especialista en Medicina Intensiva y Presidente de la Sociedad Murciana de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (SOMIUC). En relación a la noticia relacionada con la ampliación de camas de la UCI de la Arrixaca, me veo en la obligación de realizar las siguientes manifestaciones para que la población de la Región de Murcia conozca la situación real de la atención al enfermo crítico en nuestra región, más allá de lo que nuestros gobernantes nos quieren hacer creer:

1. La SOMIUC se congratula de la apertura de 7 nuevas camas de atención al enfermo crítico adulto (actualmente se indica el ingreso desde los 12 años de edad). Ello permitirá disponer de más recursos para la atención a nuestros pacientes y mejorará la calidad del servicio a la población.

2. Según el documento publicado por el Ministerio de Sanidad y Política Social en 2010 titulado "Unidades de Cuidados Intensivos. Estándares y Recomendaciones", en nuestra Región existían hasta la semana pasada 98 camas de atención al enfermo crítico que cumplen los estándares de atención al paciente crítico vigentes según ese documento. Entre las condiciones que establecen para que una cama se considere apta para atender al enfermo crítico se considera la disponibilidad de un número apropiado de personal de Enfermería y auxiliar, bajo la dirección de un Especialista en Medicina Intensiva y cuyo personal médico tienen que ser Médicos Especialistas en Medicina Intensiva.

3. Nuestros gobernantes nos quieren hacer ver que las camas de otros servicios, como Reanimación cuentan como camas para a la atención al enfermo crítico. En realidad, tienen la función de atender a los pacientes en el postoperatorio inmediato de sus procesos y no están atendidas por Intensivistas, la disponibilidad de Enfermería es mucho menor y la dotación tecnológica es menor pero la suficiente para cumplir el cometido para el que están diseñadas.

4. La Directiva de la SOMIUC mantuvo dos reuniones, una con el anterior Gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS) Francisco Agulló en 2016, y otra en Marzo de 2.018 con D. Asensio López Santiago, actual Gerente del SMS, donde se les informó del déficit estructural de camas, crónico, en nuestra Región. Tras la reunión de Marzo de 2.018 se adquirió el compromiso por parte de D. Asensio López de abrir las 7 camas de la Arrixaca, promesa que ha sido cumplida y de la que nos alegramos profundamente.

5. A esas reuniones, se aportó por nuestra Sociedad la información publicada por el Servicio de Planificación y Financiación Sanitaria de la Consejería de Sanidad a partir de datos del CREM y el INE 2016, donde la población de nuestra Región es de 1.464.847 habitantes. Las camas de atención al enfermo crítico, incluyendo UCI pediátrica, es de 124 camas, lo que supondría 8,4 camas por 100.000 hab. Con estos criterios, el promedio en España es de 11,9 camas/100.000 hab.

6. Si excluímos las camas de UCI pediátrica, la disponibilidad actual, con la ampliación de 7 camas en la Arrixaca es de 105 camas de críticos de adultos. Para nuestra población, supone una ratio de 7,2 camas /100.000 habitantes. La media de camas de críticos de adultos en nuestro país es de 9,7 camas /100.000 habitantes (incluye Unidades Coronarias y otras Unidades que atienden a postoperatorios de Cirugía Cardiaca). Esta última salvedad es importante para poder establecer comparaciones en función de las enfermedades atendidas similar a nuestra Región y sin sesgos.

7. El 24 de Octubre de 2.018 tuvo lugar otra reunión entre D. Asensio López Santiago y los Jefes de Servicio de Medicina Intensiva del SMS a la que yo pude asistir, en la que se nos manifestó que no estaba previsto ampliación de más camas de UCI en los próximos meses y que la UCI de Caravaca no se abriría, aunque se están haciendo obras de ampliación en aquel hospital que incluían la apertura de una UCI. Esta apertura se había decidido en pleno de la Asamblea Regional en esta legislatura. Además, se nos informó de que en los próximos 2 años se abrirían 3 camas de UCI en Lorca (donde actualmente la ratio de camas es de 5,2 camas /100.000 habitantes) que es la zona con menor disponibilidad de camas para su número de habitantes. Desde nuestra perspectiva, ésta noticia se consideró como un brindis al sol pues no se ha contactado en ningún momento con el personal de esa UCI para planificar la ampliación.

8. Ante la ausencia real de que se vayan a planificar nuevas ampliaciones en los próximos meses, el déficit crónico de camas de críticos a diario en nuestras UCI, donde el 90% del tiempo están con ocupación mayor del 85%, es razonable pensar que no está garantizada la atención a TODO enfermo crítico en nuestra Región en el momento actual, debiendo permanecer en ocasiones, durante más tiempo del recomendable en áreas de Urgencias, con menor nivel de cuidados, en espera de la disponibilidad de la cama en UCI.

9. Todo lo relatado hasta ahora, será mucho más preocupante cuando llegue la epidemia de gripe, como todos los años, donde es necesario, múltiples traslados entre UCI, apurando la última cama en cada una de ellas, y que supone un grave despropósito para las familias que deben estar alejadas de sus domicilios en unas circunstancias especialmente vulnerables para ellos. Estos traslados entre UCI también suponen poner en peligro la seguridad del paciente durante el traslado, aunque se haga en UCI móvil, aumentando el riesgo de muerte que ya es alto de por sí en estos pacientes.

10. Estoy seguro que si a cualquiera de nuestros habitantes, se le pregunta: Si usted o un familiar suyo tiene una enfermedad aguda que le pone en peligro la vida, ¿Le gustaría que ingresara en una UCI para su tratamiento?. Estoy seguro que el 100% diría que sí, pero no podríamos satisfacer este deseo en todos los casos en un tiempo razonable, con atención en circunstancias menos idóneas y retrasos hasta que exista la disponibilidad de la cama a la que tiene derecho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook