12 de octubre de 2018
12.10.2018
La Opinión de Murcia
Tribuna libre

Unidos bajo la bandera de la libertad

Fernando López Miras

11.10.2018 | 21:06
Unidos bajo la bandera de la libertad

Cada 12 de octubre, el Día de la Fiesta Nacional nos recuerda a todos los españoles que debemos sentirnos orgullosos por una historia en común que ha hecho de nuestras señas de identidad y de nuestra cultura un referente internacional, y ha situado a nuestro país entre las naciones más solidarias y avanzadas del mundo en derechos y libertades.

Un pasado y un presente cuyos logros deben servirnos como ejemplo para construir juntos un futuro mejor y con más oportunidades para todos, respetando el legado de la España en la que hoy vivimos en lo que se refiere a libertad, igualdad, pluralismo ideológico y convivencia democrática.

Unos principios y valores que inspiraron nuestra Constitución de 1978 y que no sólo ejerce como sólido pilar sobre el que se sustenta nuestro Estado de Derecho, sino que también ha demostrado su fortaleza en aquellos momentos en que la soberanía nacional se ha visto amenazada por quienes anteponen sus intereses partidistas al cumplimento de la ley. Ha contado para ello con la admirable labor de nuestras Fuerzas Armadas y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado como garantes de nuestros derechos y libertades y de nuestra convivencia pacífica en democracia.

Estas últimas cuatro décadas, España ha disfrutado de una etapa de progreso y desarrollo como nunca antes habíamos conocido, caracterizada por grandes avances en el ámbito social, político, económico y cultural.

Un logro extraordinario que seguramente sólo sabremos valorar en su justa medida con el paso del tiempo, y en el que la Región de Murcia ha participado con lealtad institucional, voluntad de consenso y de diálogo, y con la generosidad necesaria para construir entre todos ese gran proyecto común que es España.

Una España que también celebra este año el 175 aniversario de esa bandera que a todos nos aglutina y representa. Una enseña nacional que el pueblo español hizo suya en momentos muy complicados de nuestra historia, y que hoy nos hermana a todos como símbolo de libertad y de democracia.

Una bandera que tanto molesta a quienes están empeñados en destruir nuestro país, sin respetar otra ley más que la del propio interés, y que hace un año ya vieron sus aspiraciones coartadas gracias a la fortaleza y eficacia de nuestras instituciones democráticas.

Una amenaza que, lejos de disminuir, se acrecienta debido a la debilidad del Gobierno de Pedro Sánchez frente a aquellos socios de su investidura como presidente que no cejan en su empeño de poner fin, de la manera más antidemocrática, a tantos años de avances y de progreso en común.

Precisamente para poner coto a estas pretensiones, en nuestro reciente encuentro en Madrid le propuse la convocatoria de una conferencia de presidentes autonómicos para, desde la unidad, el diálogo y el consenso, adoptar las medidas necesarias para, mediante la aplicación de la ley, impedir las pretensiones de quienes atentan contra la soberanía nacional y trabajan sin descanso para que España deje de ser el país que conocemos.

La respuesta sólo puede venir de la unidad de todos los demócratas, haciendo gala de una visión de Estado que hoy se echa mucho en falta y que anteponga el bien de todos los españoles a los anhelos territoriales del secesionismo.

Sólo así podremos abordar también otras cuestiones esenciales para nuestro futuro como la reforma del vigente sistema de financiación autonómica y su sustitución por un nuevo modelo más justo y equitativo que no discrimine, como ahora sucede, a la Región de Murcia frente al resto de Comunidades autónomas.

Una visión de Estado que también nos permita impulsar un Pacto Nacional del Agua que termine con la secular desigualdad de los españoles, y muy especialmente de los murcianos, para acceder a un recurso tan esencial para nuestro presente y futuro.

Y esa misma vocación de progreso en común es necesario también en materia de infraestructuras, que, como el Corredor Mediterráneo o la Alta Velocidad, están ahora supeditados en nuestra Región a los intereses políticos del Gobierno de la nación.

La España del futuro pasa por recuperar ese espíritu de la Transición basado en el consenso, el diálogo, la generosidad y la solidaridad entre los distintos territorios e ideologías que forman esa realidad a la que desde la Región de Murcia estamos tan orgullosos de contribuir con nuestro esfuerzo e ilusión.

Unidos bajo esa bandera de libertad que tan bien nos representa a todos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook