21 de julio de 2018
21.07.2018
La balanza inmóvil

La Biblia en pasta

A uno, que tiene su fe y sus creencias y sus dudas, lo que le quedaba es que al no conocer el catalán ni en la intimidad, el cielo espero no se le aleje

21.07.2018 | 04:00
La Biblia en pasta

La expresión ´Biblia en pasta´ o ´en verso´, que tanto da, se usa para definir algo farragoso, y a ser posible escrito en papel muy fino, que es lo contrario al papel pasta, que haría inmanejable ese Libro Sagrado. Pero todos nos entendemos cuando usamos esta expresión.

Lo que yo no sabía era que la Biblia cambia si es leída en uno u otro idioma. Al menos eso deduzco cuando el presidiario místico, fervoroso creyente y buen conocedor de lecturas religiosas e historias vaticanistas, pidió nada más llegar a una cárcel cercana a sus raíces catalanas a su vigilante carcelario, para poder todas las noches, antes de soñar con su república independiente, leer en su celda individual, con baño propio, piscina y televisión, una Biblia, pero en catalán, que como rezaba un antiguo anuncio de obleas, está más cerca de Dios. Aunque no tenga nada que ver que el director de Instituciones Penitenciarias de la Generalitat, a la que pertenece la cárcel en la que se encuentra en prisión preventiva, sea un apasionado independentista que luce en su solapa un lazo amarillo justificativo de esa gran injusticia que se está cometiendo con estos presos, que ellos suponen políticos y el resto de la humanidad sostiene que son políticos presos.

De todas formas, reconozco al señor Oriol, quizás dado por sus creencias religiosas, el valor y la coherencia con sus ideas, dando la cara y el cuerpo, sin fugarse cobarde y tontamente al extranjero, pues los que ya están en prisión preventiva les va a contar ese tiempo pasado entre rejas cuando sean condenados (presumiblemente) tras un juicio. En tanto que los huidos, además de estar ya penando por ser unos emigrantes, no les va a servir ese tiempo para descontárselo de la prisión que se les imponga en su momento. El señor Junqueras, creyente, coherente e inteligente quiere estar más cerca de Dios leyendo en catalán, que como es sabido es una lengua universal y con una proyección de futuro innegable.

A uno, que tiene su fe y sus creencias y sus dudas, lo que le quedaba es que al no conocer el catalán ni en la intimidad, el cielo espero no se le aleje, porque no estamos ante una historia peliculera de Manuel Summers, donde cómicamente se trataba la Torre de Babel, Caín y Abel, Adán y Eva y hasta el Arca de Noé con el Diluvio Universal, sino ante una historia real con auténticas creencias religiosas respetables y quién sabe si acertadas. Pero lo que no resulta atinado es no acatar la ley. Eso me recuerda a esa doble moral de los que no aceptan a otros por ser homosexuales o estar divorciados y, sin embargo, sí admiten el dinero negro, la estafa y el tratar mal a trabajadores, a quienes incluso despiden por no ser de su moral falsa.

Señor Junqueras, admiro su congruencia política, pero no la religiosa. Medite y no se niegue a acatar una ley aprobada por todos los españoles, que eso también es pecado. Y a ver si así conseguimos que se rebaje el número de presos preventivos, que en los dos últimos años ha aumentado en un 11%, aunque también es verdad que hace diez años había muchos más que en la actualidad, cuendo los delitos de corrupción, robo con violencia o intimidación en las persona o fuerza en las cosas y narcotráfico se llevan la palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine