08 de julio de 2018
08.07.2018
Achopijo

Matrículas

Decía el maestro de periodistas y publicistas y comunicadores Jesús Serrano, cuando empecé a escribir esta columna, que era muy joven para escribir con tanta nostalgia

08.07.2018 | 04:00

Echo de menos las matrículas antiguas. Decía el maestro de periodistas y publicistas y comunicadores Jesús Serrano, cuando empecé a escribir esta columna, que era muy joven para escribir con tanta nostalgia. Llevaba razón. En el tema de las matrículas ya han pasado años suficientes para sentirla y contarla. Y no sólo por aquella sensación de alegría cuando, por alguna carretera secundaria del Pirineo nos cruzábamos con nuestro Seat Ritmo con otro coche con matrícula de Murcia y nos dábamos las luces o pitábamos dos veces€ El día que salía el Anuario de El País era un día grande. Sin Google, en los ochenta (y parte de los noventa), el Anuario de El País era la biblia de los datos. Pasaba tardes enteras leyendo rankings de todo tipo, pero el esencial era el de las matriculaciones a 31 de diciembre del año anterior.

Las progresiones de evolución en la venta de coches y por tanto en las matriculaciones eran una maravilla. Madrid, Barcelona, Valencia€ y Alicante. Nos sacaba casi tres vueltas. Podías ver un Renault 18 con doble letra matriculado en Alicante, mientras en Murcia llevaba una mísera ´M´. Pero estábamos ahí, subiendo año tras año. Recuerdo los días en los que Murcia iba a entrar en la doble letra, mirando la matrícula de todos los coches medio nuevos, buscando el MU-0001-AB. Hasta que un día, en el parking del Club de Tenis, lo vi por primera vez. Y ya era el mil algo€ el primer coche (MU) con doble letra que veía. Fue como un cambio de época, y un día que quedó marcado para siempre. Ahí estábamos, luchando con ´BI´ (Bilbao), ´PM´ (Palma de Mallorca) ´PO´ (Pontevedra), ´GC´ (Gran Canaria) y por delante de Granada, Oviedo, Valladolid o Zaragoza€ Las progresiones del anuario iban hasta dos o tres años vista, pero pocas veces acertaban. Alicante parecía inalcanzable. Cuando entramos en la doble letra, allí ya estaban en la C.

Seguí siempre la evolución de las matrículas. Murcia avanzaba por encima de la media. Madrid y Barcelona se acercaban cada vez más a las tres letras, otro de los cambios que podría hacer estragos en el mundo de las matrículas€ ¿Qué pasaría después del M-9999-ZZ? No dio tiempo a llegar a saberlo. Antes, cambió el modelo, y las matrículas por provincias desaparecieron, y aunque aún quedan muchas, tienen los días contados. Llegaron las tres letras y se perdió la identificación por provincia, sin demasiadas explicaciones. Pero bueno, ahí quedaron años de saludos por carreteras secundarias y libretas enteras llenas de matriculaciones y clasificaciones€ y la evolución de los coches de nuestra vida: H-M-AC y BH. ¿Recuerdas las matrículas de los coches de tu vida? Vale.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine