07 de junio de 2018
07.06.2018
El Mirador

Patrias

06.06.2018 | 20:41
Patrias

Las patrias, las naciones, los países, no son fenómenos ni estados naturales. Mucho menos eternos. Aunque se derrochen ingentes esfuerzos en dar una imagen por la que afirmen que merece la pena matar o morir, montar guerras, exigir sacrificios y fabricar mártires que la justifiquen. Todo lo contrario, son hechos circunstanciales y artificiales motivados por intereses políticos, económicos, sociales, culturales, que? además, son cambiantes a lo largo de la historia. Los países, en realidad, aparecen y desaparecen, se fusionan o son absorbidos, se mueven según las élites que manejan el mundo, y son, en definitiva, un producto maleable de la evolución (o involución) humana. Lo que pasa es que llevan adherido un mucho de emocionalidad y emotividad, de acciones y reacciones venales, de visceralidad, en suma. Casi siempre motivada por un origen más o menos inventado, más o menos creído por adaptado, más o menos inyectado en la más primaria y tierna educación?

Hace poco más de un milenio, España como tal no existía, por ejemplo. Si acaso, el primer esbozo de nación fue cuando una monarquía, escasa y belicosa, pero la parte quizá más rica y poblada de lo que era la península meramente geográfica, Castilla, decide unirse con otra de menor identidad pero no menos importante: Aragón. Esa interesada fusión refuerza un sentido inicial de pertenencia a algo fuerte, poderoso y potente. Luego vendrá, el descubrimiento de América, la alianza con los Absburgo? La Corona inicia guerras expansionistas y se va generando alrededor de todo esto una solidaridad entre los súbditos con la ayuda de un poderoso coagulante: la religión, siempre muy interesada en sacar buen tajada de todo. Todo forma identidad. La de una monarquía católica. Esa religión castiga a los que no se unen a, o se apartan de, esa idea, con la Inquisición como herramienta, y el estatuto nacional de la limpieza de sangre. Ya está el plantel en la maceta, y la unidad de las tierras conquistadas como abono. Sin embargo, aún no se tiene sentido ni sentimiento de Nación hasta que no se produce la controvertida, pero famosa y muy manipulada y utilizada, Guerra de la Independencia?

He intentado esbozar muy esquemáticamente, con apuntes someros, la esencia de una nación, de un país como el nuestro. Así se formó la idea de España. Apenas cuatro días con pasado mañana, si lo comparamos con el curso de la historia y con el transcurso del tiempo. Y no cabe la menor duda que dentro de otros mil años, o menos por lo acelerado de los acontecimientos, igual que entonces se hizo, se puede deshacer, o modificar, o convertirse en otra cosa, o irse a hacer puñetas. Pero es que esto ocurre igual en todos los países del mundo. Los mapas políticos (que no los físicos) cambian en cientos de años, o incluso en décadas, con una enorme rapidez y facilidad. El mapa político que yo estudié en mi escuela, de Europa, no tiene nada que ver con el que estudian mis nietos. Apenas media docena de esos países permanecen, e incluso ellos han cambiado sus fronteras. Y dentro de otra generación, con el proyecto de la UE en marcha, ese mismo mapa no se va a parecer en nada al actual, posiblemente.

Todo es cambiante, nada permanece. La misma España, en el siglo XIX, ayer mismo, llegó a tener tres banderas, un par de himnos y media docena de fiestas nacionales. Y en el XX sufrimos una Guerra Civil ganada por los sublevados que impuso una dictadura de tipo nacional-católica-conservadora, del tipo y corte de la monarquía absolutista de Fernando VII (una vuelta atrás en la historia) cargándose todo lo avanzado en los fugaces gobiernos de la República, y excluyendo a media España, a la que llamaban, curiosamente, la anti-España. Pero la estabilidad de los sistemas políticos son lo suficientemente frágiles porque dependen de circunstancias sociales, económicas y geopolíticas que los modifican. Por eso mismo que todo cambia y nada permanece eternamente. Y por eso sorprende la cortedad de miras de aquellos partidos y formaciones políticas que se resisten a actualizar, cambiar y optimizar la herramienta que adapta los estados y los países a esos tiempos cambiantes: La Constitución? Aquí, en España, por no salirnos de nuestro modelo, hay que adaptar el estado autonómico a la realidad de casi medio siglo después. Eso supone transformar un texto que va muriendo, en una letra viva y útil para otros cincuenta años más, al menos?

Los episodios del País Vasco, o lo de Cataluña, o los que puede estar larvándose en otros lugares y/o comunidades españolas, pueden acelerar un cambio brutal del esquema político por el que nos hemos regido hasta ahora. Y puede hacerse bien, o puede hacerse mal. Desde una Federación de Estados Ibéricos, incluyendo a Portugal, a un desmembramiento ruinoso y suicida. Todo es posible. Todo. La historia enseña a quién quiere aprender de ella que no existe nada fijo ni absoluto. Nada. Y que fomentar los patriotismos y patrioterismos puede producir los efectos contrarios a los que se buscan. Es mucho mejor educar para enseñar a la gente a saber tener los pies en el suelo. Y el personal que no quiera aprenderlo, que se busque la vida por ahí, pero que no nos la complique al resto?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook