28 de mayo de 2018
28.05.2018
Murcia D. F.

Calderilla

"La recuperación del arrabal de San Esteban fue cifrado en su día en 25 millones de euros, una cantidad muy alejada de los dos millones que destinará este año el Ministerio de Fomento y de los 50.000 euros del Ayuntamiento de Murcia"

02.06.2018 | 21:55
Juegos de luces en el yacimiento de San Esteban en la Noche de los Museos

Cinco aeropuertos como el de Corvera, que costó unos 200 millones de euros, y cuatro veces el coste del soterramiento de las vías del tren en la Estación del Carmen. Esto es lo que el Estado ha dejado de invertir en la Región de Murcia en diez años. Es decir, que del 2007 al 2017 los distintos ministerios del Gobierno central han esquilmado a los murcianos 1.800 millones de euros. Y no son calumnias de la oposición, que diría un expolítico del PP, que ocupó durante veinte años un sillón poderoso (en realidad este prohombre achacaba todo a 'calumnias de la oposición'). Lo ha dicho la CROEM, una organización nada sospechosa, y cuyos informes están basados en rigurosos datos.

La patronal murciana critica además la escasa ejecución de los presupuestos de inversión del Estado en la Región, que apenas alcanza el 56%. Una vez más, queda patente que el papel lo aguanta todo y que se puede prometer el oro y el moro sin que los incumplimientos en esas previsiones le importen al gobierno de turno. Ese pasotismo de los gobernantes murcianos es doloroso para una tierra que tiene las infraestructuras empantanadas en el siglo pasado, que se asemejan cada día más a zonas subdesarrolladas a la espera de un progreso que nunca llega.

Ahora, el Ministerio de Fomento, ese del que depende la modernización de las principales infraestructuras de esta tierra, anuncia que destinará 2,14 millones al yacimiento de San Esteban con cargo al 1,5% cultural, procedente de los contratos públicos que adjudica. Realmente calderilla para unos restos arqueológicos que llevan casi diez años a cielo raso sin que nadie se haya rasgado las vestiduras o haya impulsado su recuperación con el empuje que es necesario. La recuperación del arrabal, un conjunto alabado por todos los expertos y que convertiría a la capital en el epicentro de estudios y visitas, fue cuantificada en su día en 25 millones de euros, una cantidad muy alejada de lo que el Gobierno central, a través de Fomento, ha destinado a este espacio.

Tampoco el Ayuntamiento se ha estirado nada. De momento, en los presupuestos municipales se ha reservado, en el capítulo de inversiones, 50.000 euros, una insultante calderilla que quizá solo daría para financiar los fastos con los que nos sorprendió el Gobierno local en la Noche de los Museos. Pan y circo, o lo que es lo mismo, luces y música sin que nadie de los centenares de personas que asistieron censuraran el espectáculo ofrecido, teniendo en cuenta la cantidad de años que llevan los restos cubiertos por la cortinilla de geotextil. Una sociedad de baja intensidad -término acuñado recientemente por los filósofos y pensadores-, que se conforma y se contenta con pequeños gestos sin exigir actuaciones de calado o de importancia con la vista puesta en el futuro. Tampoco es que haya que manifestarse todos los días en el yacimiento, pero parece paupérrimo que se junte más gente para la diversión de un juego de luces y música que para defender la recuperación de un legado. Por nadie pase.

Unas lindezas para el fiscal y juez del Umbra

El caso 'Nueva Condomina', pieza separada de la investigación judicial Umbra, que ha sentado en el banquillo aleaxalcalde Miguel Ángel Cámara, ha quedado visto para sentencia. En la sesión final, los abogados del que fuera durante veinte años regidor municipal no pudieron resistirse a dedicarle una lindas palabras a los instructores del caso. Juan Pablo Lozano, fiscal Anticorrupción, y David Castillejos, del instrucción 8, no son santos de la devoción de los letrados de los acusados en este caso, en el que también se sentaron en el banquillo el exdirector de la Gerencia de Urbanismo, Pedro Morillas, y el que fuera jefe de Planeamiento, Joaquín Peñalver. Tampoco se libraron de las críticas algunos de los testigos, como el exconcejal de Urbanismo Ginés Navarro, al que los defensores de Cámara acusaron de no decir la verdad en su testimonio. Peñalver hizo uso del derecho a 'la última palabra'. En su alegato final indicó que otros técnicos de la Gerencia también hicieron informes en el mismo sentido que los que él hiciera, por lo que no entendía por qué él si estaba procesado y los otros no. La fiscalía ha pedido para los juzgados diez años de inhabilitación para cargo o empleo público.

Modificaciones de crédito de cara a la campaña electoral

Es lo que cree el concejal de Cambiemos Murcia Sergio Ramos, que hoy estará presente en la comisión municipal de Asuntos Generales del Ayuntamiento, donde se debatirán distintas modificaciones de crédito para poder realizar obras en pedanías y para inyectar 3,5 millones al soterramiento de las vías dentro de los compromisos con Murcia Alta Velocidad, que esta tarde también tiene previsto analizar proyectos para la desaparición de las vías del tren a su paso por la ciudad. Ramos cree que el PP intenta llegar a la campaña electoral con diversos proyectos en pedanías iniciados para así presentarse ante la ciudadanía como un partido cumplidor, algo que al concejal de Cambiemos le causa perplejidad tras analizar el ínfimo grado de cumplimiento del presupuesto de inversiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine