25 de abril de 2017
25.04.2017
La Feliz Gobernación

Y Valqui se queda

25.04.2017 | 04:00
Y Valqui se queda

Toda excepcionalidad, una vez asimilada, abre camino a una nueva normalidad. Así, por ejemplo, en la Justicia. Una sentencia que interpreta la ley de un modo que hasta ese momento no había sido advertido, crea jurisprudencia, lo que significa que a partir de entonces todos los casos que concurran en idénticas circunstancias deben ser valorados con los criterios precedentes. Y cabe considerar que la misma regla debiera adaptarse a la vida política.

Ayer vivimos un caso excepcional. Dimitió Esperanza Aguirre como portavoz municipal y concejal en el ayuntamiento de Madrid por la responsabilidad política de haber promovido, desde su anterior cargo de presidenta del PP madrileño, a Ignacio González para la presidencia de aquella Comunidad, a sabiendas de que sobre él incurrían públicas sospechas de actuaciones impropias que finalmente han sido causa de su imputación judicial, una vez que las investigaciones de la UCO y las diligencias del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco han detectado indicios suficientes para establecer un relato coherente sobre supuestas actuaciones de criminalidad.

Se da la circunstancia de que ambas instancias, la UCO y el mismo juez, han presentado un rosario acusatorio en otro caso, el denominado Púnica, que afecta al ya expresidente de la Comunidad de Murcia, Pedro Antonio Sánchez. Aunque es obvio que la proporción de las acusaciones son distintas en favor del murciano, la tipificación de los posibles delitos es prácticamente calcada. Como calcada es la situación política de origen. Si Espe (Esperanza Aguirre) hizo oídos sordos a los indicios que pesaban sobre González y esto ha tenido las consecuencias posteriores que conocemos, también Valqui (Ramón Luis Valcárcel) fue consciente en su momento del riesgo que suponía avalar a PAS para la presidencia de la Comunidad murciana. El resultado de su temeraria apuesta es el que tenemos a la vista: una crisis política de primer orden que ha desembocado en el ecuador de la legislatura en una situación de provisionalidad mientras los problemas que el expresidente popular dejó en herencia se pudren entre un halo de corrupción poco disimulable.

Pues bien, mientras Espe ha tomado inevitablemente la decisión que le correspondía, Valqui sigue en el Parlamento Europeo, como si fuera ajeno a todo esto. Tal vez sea la hora de que Valqui imite a Espe como prueba de una nueva normalidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook