04 de febrero de 2012
04.02.2012
Espacio Abierto

Con las personas que no lo han perdido todo

«La reducción del presupuesto de la Comunidad para ayuda al desarrollo del año 2010 al 2011 fue del 42,69% y del 2011 al 2012 es del 56,27%, un reflejo del escaso interés existente por la lucha contra la pobreza, el Desarrollo Humano y los Objetivos del Milenio. Seguimos siendo una Comunidad que está muy alejada de alcanzar el 0,7%»

04.02.2012 | 05:00

on la reciente aprobación de los presupuestos generales de la Comunidad Autónoma y más concretamente de la partida destinada a la Cooperación al Desarrollo, desde la Coordinadora de ONGs de Desarrollo de la Región de Murcia sentimos la obligación de compartir con la ciudadanía murciana nuestra preocupación y rechazo a la misma.

Seguimos siendo testigos de la falta de compromiso del Gobierno regional con la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). Para que se hagan una idea, la reducción del presupuesto del año 2010 al 2011 fue del 42,69% y del 2011 al 2012 es del 56,27%, un reflejo del escaso interés existente por la lucha contra la pobreza, el Desarrollo Humano y los Objetivos del Milenio. Seguimos siendo una Comunidad muy alejada de alcanzar el 0,7% (apenas alcanzamos el 0,02%) incumpliendo de este modo un año más la Ley de Cooperación aprobada en el año 2008.

En este año 2012 que sigue resultando duro y difícil para muchos de nosotros, no debe de dejar de indignarnos la realidad global: la hambruna oficial en el Cuerno de África, las catástrofes olvidadas (especialmente Haití) y la gran cantidad de personas que dejarán de ser atendidas con este importante recorte. La crisis económica que estamos viviendo en España, y particularmente en la Región de Murcia, está dando lugar a situaciones de enorme precariedad que no deben de alejarnos más aún de la preocupación por la crisis permanente que sufren millones de personas en el mundo, ni vacunarnos contra el sufrimiento ajeno.

La AOD no debe entenderse como una limosna que se da a los países empobrecidos en época de bonanza sino una obligación para con aquellas sociedades con las que, a través de diversos proyectos, se generan conocimientos y valores humanos, se promueve una ciudadanía global y una cultura de solidaridad comprometida con la justicia social. Las ONGD trabajan en desarrollar proyectos destinados a promover el desarrollo humano, social, educativo, sanitario y tecnológico, atendiendo las necesidades de millones de personas.

En este contexto de crisis, los Gobiernos deben impulsar políticas públicas que se centren en las personas y garanticen un modelo donde el bienestar de la mayoría prevalezca sobre los intereses privados de unos pocos, para que las respuestas a la crisis no vayan en detrimento de las personas más vulnerables. 

¿Qué podríamos escribir en este artículo para llamar la atención de quienes deciden en nombre de la ciudadanía sobre cómo distribuir nuestros impuestos? Quizás creemos que esa distribución debería ser no solo eficiente, sino también ética y transparente.

¿Qué podemos hacer o decir para que se tome conciencia? ¿Para que no solo exista la indignación sino también el compromiso?
Para Hessel, comprometerse significa «abrirse al mundo que nos rodea. Supone decir, en contra del determinismo histórico que existe algo que inventar. Es lo contrario del derrotismo y la resignación. Hay alternativas: tenemos la posibilidad de seguir los caminos de un mundo mejor gobernado».

Desde la Coordinadoras de ONGs de Desarrollo de la Región de Murcia seguimos trabajando y comprometiéndonos como uno de los interlocutores en cooperación más activos en hacer seguimiento de las políticas públicas y de explicar a la ciudadanía qué hacemos y para qué servimos las ONG de Desarrollo. Comprometidos con las personas que no lo han perdido todo porque nunca tuvieron nada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook