¿Cómo reaccionarías si te enteras de que morirás en tres días y que puedes hacer algo para cambiar tu destino? Una opción es resignarte y otra muy distinta es la determinación que toma Gaby, la protagonista de ‘Desde el mañana’, serie que estrena Disney+ este miércoles, 12. Porque en el caso de esta doctora a la que da vida Marta Hazas no ha sido un diagnóstico médico o una condena a la silla eléctrica la que le pone fecha de caducidad a su vida, sino las visiones que le produce tocar una piedra que sobresale del suelo de la despensa de su nueva casa. Un extraño mineral que le permite conectarse con su madre, quien le avisa de lo que pasará, y, de este modo, intentar evitarlo con la ayuda de un policía (Alex González), que la cree pese a lo inverosímil que resulta. Porque sí, como habrán supuesto, se trata de una serie de ciencia ficción, aunque el drama familiar y la intriga tienen una gran importancia en esta nueva ficción de Daniel Écija.

Matta Hazas y Álex González, en 'Desde el mañana'. DISNEY+

El arranque es ese, y a partir de entonces el espectador acompañará a la doctora, que hasta ese momento tenía (o parecía) tener una vida perfecta que salta por los aires, y al atractivo policía que no la suelta en ese incierto viaje y ve cómo brotan otros sentimientos. “Me gusta mucho que parece que lo tiene todo bajo control y, de repente, hay algo sobrenatural que no es capaz de explicar y es maravilloso ver cómo todo esto descoloca a esta mujer y la lleva a salirse de su centro”, dice Hazas, quien protagonizó ‘Velvet’ y ‘Pequeñas coincidencias’. “Una de las cosas que me gustó es contar un historia de amor muy real. Porque no aparecen los dos personajes y no sabes que se van a enamorar, sino que te sorprenden. Me parece bonito cómo está contado”, cuenta el actor de ‘Vivir sin permiso’ y ‘Toy boy’

La historia de los jóvenes

Asimismo, vemos cómo se encaran a otras circunstancias paralelas los jóvenes de la serieEmma (Denisse Peña), hija de Gaby, y Mikel (Gabriel Guevara), su novio, un chico que sospecha que su padre fue asesinado por saber demasiado “Mikel vive con sus fantasmas. Pero tiene la suerte de tener a Emma que siempre le ha apoyado. Me gusta de él esa garra, esa energía por descubrir la verdad”, revela el joven actor, hijo de los artistas Marlène Mourreau y Michel Guevara, que acaba de estrenar las series ‘Red Flags’ (Atresplayer) y ‘Ni una más’ (Netflix) . “A mí me gusta esa evolución de pensar que su familia son los enemigos y es un poco Mikel y Emma contra el mundo, pero, de pronto, se da cuenta de que el mundo familiar se está rompiendo y se hace más madura para estar al lado de su madre”, confiesa la intérprete de ‘El internado’ y ‘Servir y proteger’.

Porque, además del componente mágico, la serie plantea muchas cosas más. Asuntos de índole más social, que se intuyen, como el de que la empresa que extracción de minerales que regenta la familia de Gaby podría esconder un negocio turbio, y también personales, enfocados sobre todo en el personaje de Pablo Derqui, que, una vez más encarna a un tipo misterioso e inquietante, en este caso el hermano de la protagonista. Un relato lleno de fantasía, mucha intriga (la historia da muchos giros) y de emoción con el sello del veterano creador Daniel Écija ('Eva&Nicole'), artífice también de 'Estoy vivo', otra de las pocas series de ciencia ficción que ha triunfado en España, donde este género no ha parecido cuajar demasiado, además de ‘El Ministerio del Tiempo' y ‘Los Protegidos’.

“Desde que leí los guiones, como eran de Écija, creador de ‘Estoy vivo’, e iban de la mano de Disney+, sabía que la serie iba a enganchar”, asegura Hazas. Del mismo parecer es la actriz que hace de su hija “Es un 'thriller' con muchas emociones que deja al espectador pegado a la'pantalla pidiendo más e intentando saber quién es realmente el culpable, algo que no logra hasta el último capítulo. Creo que por eso va a gustar”. La ficción la estrena Disney+ y más adelante la emitirá TVE, con lo que puede llegar a muchos públicos. “Para los actores, cuanto mayor sea el escaparate, mejor. Que convivan ambos mundos es perfecto”, concluye Hazas.