En el terreno de los concursos de televisión en España, si bien la prueba de El Rosco es la que más interesa a los espectadores de 'Pasapalabra', la Silla Azul tampoco se queda atrás: aunque no reparte ningún premio, es la que más sufrimiento provoca tanto a los concursantes como a la audiencia ya que puede significar la caída de algún favorito.

Este segmento del programa, que decide quién continúa y quién se marcha, es el escenario semana tras semanas de momentos intensos y emocionantes, especialmente en el cuando los aspirantes a ganar el bote llevan mucho tiempo jugando y el dinero acumulado ya empieza a ser interesante.

Cambio en la Silla Azul

Tras la victoria de Óscar, 'Pasapalabra' ha reiniciado temporada y Vicky es una de sus concursantes con más puntos para seguir la estela de los grandes ganadores y ganadoras.

En un episodio reciente tuvo que enfrentarse a la maldita Silla Azul como castigo después de un tremendo error en su último Rosco. En el programa del martes, Vicky recordó su fallo, calificándolo como "de primeriza total". A pesar de este revés, no se dejó desanimar y comenzó El Rosco con gran determinación, logrando completar la primera vuelta con 20 aciertos rápidamente.

Por otro lado, Manu, su rival madrileño, ha tenido varias remontadas en el pasado, pero esta vez no logró mantener el ritmo. En la segunda vuelta, dos errores consecutivos le hicieron perder terreno y, finalmente, un tercer error lo dejó fuera de la competencia.

Mientras Vicky se quedaba a solo dos aciertos de los 238.000 euros del premio, Manu quedaba eliminado. En un último intento por alcanzar el bote, Vicky no logró llegar, quedándose a las puertas del gran premio.

El giro más significativo vino con la llegada de un nuevo concursante: Tomás, quien se describe como un apasionado del esfuerzo diario y la constancia, cualidades que ha desarrollado preparándose para correr una maratón de montaña. Su presentación dejó claro que estaba listo para enfrentar los desafíos del programa.

Sin embargo, la dinámica de la Silla Azul ha generado controversia entre la audiencia. Muchos espectadores sienten que la prueba está manipulada para mantener a ciertos concursantes en el programa. Un usuario expresó en la red social X: "¿Pero por qué no ahorran a la audiencia esta pequeña estafa de la Silla Azul? Nos toman por tontos/as".

A pesar de estas críticas, 'Pasapalabra' sigue siendo el líder indiscutible en su franja horaria, alcanzando un 16.8% de cuota de pantalla y 1.511.000 espectadores en su última emisión, casi medio millón más que su competidor más cercano, Reacción en cadena, que registró un 11.5% de cuota y 1.023.000 espectadores.