Las transmisiones, que empezarán a las 10.00 GMT, serán en un principio de doce horas al día, que pasarán a veinticuatro horas este verano, indica el comunicado.

BBC Arabic, que tendrá un contenido de noticias e información general, será el primer canal internacional de la British Broadcasting Corporation financiado con dinero público.

El Ministerio británico de Asuntos Exteriores aceptó financiarlo después de que la BBC se quejase de que no podía llegar a una audiencia potencial de 100 millones de telespectadores.

El nuevo canal, que tiene un presupuesto de 25 millones de libras (unos 33 millones de euros), se suma a la oferta que la BBC tiene ya en lengua árabe, un canal de radio y una página de noticias en internet (bbcarabic.com).

BBC Arabic, distribuida a través de Arabsat, Eutelsat y Nilesat, estará disponible de forma gratuita vía satélite, desde el Norte de África a Oriente Medio y el Golfo Pérsico.

Frente a las acusaciones de que la BBC en árabe será un instrumento de la política exterior británica, el director del World Service, Nigel Chapman, afirmó que, después de 70 años de transmitir noticias de radio en árabe, la BBC ha logrado un gran prestigio por su independencia.

El actual servicio en árabe es conocido por "su imparcialidad y su información y noticias rigurosas", señaló Chapman y añadió que el nuevo canal "tendrá un estilo contemporáneo y un periodismo incisivo e independiente".

El World Service de la BBC afirma haber demostrado en 75 años de existencia que si bien el Ministerio de Asuntos Exteriores puede decidir sobre adónde se dirige el dinero, no tiene influencia alguna sobre los contenidos.

Su primer intento de penetrar informativamente en la región, una "joint venture" con Orbit, fracasó en 1996 después de que la BBC emitiera un programa crítico con la familia real saudí.

Muchos de los que participaron en aquella aventura se embarcaron luego en el lanzamiento de Al Yazira, emisora financiada por el emir de Qatar.

Según Hugh Mailes, autor de "Al Yazira: Cómo la TV en Árabe desafió al Mundo", el momento actual es muy distinto de aquel primer intento, cuando la BBC llegaba a un mercado totalmente abierto.

"No existía aún Al Yazira y la reputación de la BBC no estaba en absoluto empañada", afirma Mailes, citado por "The Guardian".

Sin embargo, "ahora el mercado está muy concurrido, hay un número limitado de periodistas con talento y la BBC no tiene precisamente el mayor de los presupuestos", agrega el experto.

Según Mailes, "uno puede preguntarse si la BBC va a descubrir y formar a periodistas árabes con talento para encontrarse con que ésos se pasan luego a sus rivales".

Chapman dijo no creer que la BBC haya perdido el tren, y señaló que, según sondeos previos, entre un 80 ó 90 por ciento de los televidentes probablemente sintonicen con la emisora una vez comiencen sus programas.

El director de servicios de la emisora se ha puesto como objetivo llegar a 20 millones de telespectadores de aquí a cinco años.

Con estudios en Londres y El Cairo, BBC Arabic aprovechará su red de más de 250 corresponsales distribuidos entre 72 oficinas de todo el mundo.

Habrá boletines de noticias cada media hora y dos ediciones de Newshour -un programa de análisis de la información- a las seis y las ocho de la tarde.

Chapman afirmó que BBC Arabic TV se atendrá a los mismos valores editoriales que el resto de la emisora en lo que respecta a la emisión de vídeos de Al Qaeda.

El lanzamiento de BBC Arabic se produce en un momento en que los gobiernos árabes intentan censurar mediante un nuevo código de conducta a los canales de TV por satélite.