En la Región de Murcia la gastronomía sostenible se ha convertido en un pilar fundamental para el desarrollo económico y la conservación ambiental. Conocida como la ‘Huerta de Europa’ por su vasta producción agrícola, Murcia ha adoptado diversas prácticas sostenibles que integran la tradición con la innovación, promoviendo una alimentación saludable y respetuosa con el medio ambiente.

La agricultura ecológica es una de las prácticas más destacadas en la Región. Este método se basa en el respeto por los ciclos naturales, la reducción del uso de químicos sintéticos y la promoción de la biodiversidad. La Comunidad Autónoma de la Región de Murcia cuenta con más de 80.000 hectáreas dedicadas a la agricultura ecológica, una cifra que sigue en aumento gracias a la creciente demanda de productos orgánicos.

En municipios como Bullas, Jumilla y Lorca, los agricultores han adoptado técnicas como la rotación de cultivos, el uso de abonos naturales y la lucha biológica contra plagas. Estos métodos no solo mejoran la calidad del suelo y el agua, sino que también producen alimentos más saludables. El melón, la lechuga, el tomate y la alcachofa son algunos de los productos estrella de la agricultura ecológica de la Región.

La almadraba de La Azohía, en Cartagena, un ejemplo de pesca sostenible. | | A.C.

Pesca sostenible

La Región de Murcia, con su extensa costa mediterránea, también ha hecho importantes avances en la pesca sostenible. En localidades como Cartagena y Águilas, las cofradías de pescadores han implementado medidas para garantizar la sostenibilidad de las poblaciones de peces y otros recursos marinos. Estas prácticas incluyen la limitación de capturas, el respeto a las vedas biológicas y la utilización de artes de pesca selectivas que minimizan el impacto ambiental.

La colaboración con organizaciones no gubernamentales y centros de investigación ha sido crucial para el desarrollo de estas prácticas. Proyectos como ‘Pescares’ promueven la conservación de especies amenazadas y la sensibilización de los pescadores sobre la importancia de mantener un equilibrio en los ecosistemas marinos.

Apoyo a los mercados locales

Una de las claves de la gastronomía sostenible en la Región de Murcia es el apoyo a los mercados locales y los circuitos cortos de comercialización. Iniciativas como el mercado ecológico de La Fica, en Murcia, y los mercados semanales en diversas localidades, permiten a los consumidores acceder directamente a productos frescos y de calidad, reduciendo así la huella de carbono asociada al transporte de alimentos.

Estos mercados no solo benefician a los consumidores, sino que también fortalecen la economía local al proporcionar a los pequeños agricultores y productores una plataforma para vender sus productos a precios justos. Además, fomentan la diversidad alimentaria y la conservación de variedades locales y tradicionales.

La educación y la sensibilización también juegan un papel fundamental en la promoción de la gastronomía sostenible en la Región. Diversas instituciones educativas y organizaciones locales han implementado programas para enseñar a las nuevas generaciones sobre la importancia de una alimentación sostenible y saludable.

Aprovechando cada gota

A pesar de los avances, la gastronomía sostenible en la Región de Murcia enfrenta varios desafíos. El cambio climático, la escasez de agua y la presión urbanística son algunos de los problemas que afectan tanto a la agricultura como a la pesca. Sin embargo, estos retos también presentan oportunidades para innovar y mejorar las prácticas actuales.

El uso eficiente del agua es una prioridad en una región con un clima semiárido. La implementación de sistemas de riego por goteo y la reutilización de aguas residuales tratadas son algunas de las soluciones que se están aplicando para optimizar el uso de este recurso vital. Asimismo, la investigación y el desarrollo de nuevas variedades de cultivos más resistentes al estrés hídrico pueden contribuir a la sostenibilidad agrícola.