Al rico guisito de pollo en salsa de piquillos que no se puede aguantar de buenísimo que está. La salsa, elaborada con tomate en conserva y pimientos del piquillo asados a la leña, es una auténtica delicia. Ese toquecito picante que le da la guindilla y las aceitunas verdes que lo acompañan, hacen de este plato un auténtico manjar. Os lo recomiendo al máximo.

Ingrediente

1 cebolla dulce, 3 dientes de ajo, aceite de oliva virgen, sal, pimienta negra molida, hierbas provenzales, 6 muslos y 6 contramuslos de pollo , perejil fresco, 50 ml de vino blanco, 1 bote pequeño de tomate en conserva pelado entero, 1 bote y medio de pimientos de piquillo asados a la leña, 1 - 2 guindillas y 100 g de aceitunas verdes.

Elaboración

1. Ponemos 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen en una cazuela o sartén grande y doramos el pollo salpimentado por ambas caras.

2. Retiramos a un plato aparte nuestro pollo y, en el mismo aceite cocinamos los dientes de ajo picados y la cebolla picada en daditos pequeños, hasta que comiencen a dorar.

3. Agregamos el vino blanco. Dejamos evaporar y luego ponemos en la cazuela los tomates en conserva pelados, el perejil fresco picado, las guindillas y los pimientos del piquillo. Añadimos sal, pimienta negra molida al gusto y tapamos la cazuela o sartén, dejando cocinar a fuego medio y removiendo de vez en cuándo, durante 5 - 6 minutos.

4. Añadimos el pollo que teníamos reservado y ponemos un poquito de agua o caldo de verduras ( no es necesario que llegue a cubrir el pollo ). Espolvoreamos una cucharada sopera de hierbas provenzales y añadimos las aceitunas verdes. Tapamos la cazuela y dejamos cocinar a fuego lento hasta que el pollo esté en su punto ( para saberlo pinchamos con un palito de brocheta ). A media cocción debemos dar la vuelta al pollo para que se cocine bien por ambas caras. Rectificamos la sal si fuese necesario y servimos.