Túa es una agrupación murciana de folk y música celta creada en 2008 y formada por Irene Cano, Raúl Pastor, Miguel Aguilar, Julio Forment, Pedro Blaya e Ismael Galiana, que grabaron su primer disco en 2014 bajo el título de Coordenadas Norte-Sur. Consolidados ya en el panorama de la música tradicional de la Península, el grupo murciano presenta ahora su segundo disco, Encuentro -producción de Constantino López-, que aporta piezas minuciosas de indudable regusto a salitre atlántico, en las que bebe del folk gallego o la música tradicional de otros países como Irlanda y Escocia, aunque también se sumerge en la música medieval. Temas tradicionales mezclados con nuevas composiciones donde no puede faltar el sonido de la gaita. Irene Cano lleva la voz cantante en esta conversación.

Primero fue Coordenadas Norte-Sur y ahora Encuentro. ¿Buscabais localizaros dentro del panorama folk?

Sí. Nuestro primer disco es un trabajo de búsqueda, de experimentación. Era la primera vez que nos metíamos a un estudio de grabación, y todavía éramos inexpertos. Con la grabación del primer disco decidimos dar el salto a algo más serio. Ahora podemos decir que con Encuentro hemos cristalizado esa búsqueda y estamos en la línea que deseamos continuar.

¿Cómo os habéis planteado este trabajo?

Nos lo hemos planteado como un trabajo de madurez. Llevamos ya bastantes años tocando juntos, y hemos cambiado y aprendido con este paso del tiempo. Nos pareció un paso natural como consecuencia de nuestra evolución. Hemos quedado muy satisfechos con el resultado, estamos muy ilusionados con este trabajo.

¿En qué consiste este Encuentro?

Un encuentro en muchos sentidos. Los seis somos muy diferentes y con personalidades dispares; eso hace que a veces surjan momentos de desencuentro o disparidad de opiniones. No obstante, hemos sabido mantenernos unidos a lo largo de todo este tiempo. Aprovechamos las diferencias que nos caracterizan para sacar lo mejor de ellas.

Observamos que hay una corriente irlandesa y otra gallega. ¿Qué tiene más peso?

Intentamos que haya una estabilidad. Creo que están bastante presentes las dos vertientes. Quizá en los comienzos nos fuimos más hacia lo irlandés, pero ahora hemos conseguido un sano equilibrio; otro síntoma más de ese Encuentro.

¿Y qué descubristeis rebuscando por ahí?

Como toda música tradicional, la oralidad y la repentización tienen un peso importantísimo. Algunas de las canciones las hemos aprendido de otros músicos. Un ejemplo son La Belle Meunière, tres canciones bretonas aprendidas de un músico de allí, o Ballynure Ballad y Tam Lin, ambas escuchadas y aprendidas en Irlanda.

Habladnos un poco del repertorio. ¿Abunda la composición propia?

No, hay cuatro temas que son propios, pero el resto provienen de la música tradicional. Hemos incluido gran variedad en esos temas tradicionales, pasando por música irlandesa, gallega, bretona, asturiana y medieval. Una de las cosas que teníamos muy claras era que queríamos incluir más temas propios; lo hemos hecho, y esos temas también tienen influencias de esas músicas tradicionales.

Elegís abrir el disco con una Muñeira. ¿Cuál es la razón?

Creemos que muestra bastante bien lo que nos podemos encontrar en el resto de temas del disco, así como comenzar con el optimismo que da esta música, ligada íntimamente al baile. Queremos hacer a la gente moverse desde el principio.

¿La tradición está viva? ¿Su conservación pasa por la fusión?

La tradición está viva, pero hay que cuidarla para que lo siga estando. No necesariamente la fusión es el medio para conservarla; puede desde luego contribuir, pero especialmente creemos que debemos acercar las músicas tradicionales a las nuevas generaciones, divulgándolas y haciendo partícipe al público de ellas.

En el disco se incluye una cantiga de Alfonso X El Sabio, medieval. Trabajando con músicas tan antiguas, barrocas o medievales, ¿Se puede hacer música moderna? ¿Se puede llegar a ser moderno mirando lo antiguo?

Creemos que sí. Nos daba mucho respeto versionar las Cantigas de Alfonso X, ya que no somos músicos historicistas. Decidimos darle el enfoque desde el punto de vista 'celta' aprovechando las sonoridades modales comunes a los dos géneros de música. Creemos que cualquier música puede resultar muy actual si sabemos adaptarla.

¿Ves que se le dé valor en el público más joven a la música tradicional?

Es difícil hoy en día competir con las músicas más actuales, pero, una vez más, la falta de interés es quizá tal por la poca divulgación que se hace de esas músicas tradicionales. A veces nos podemos sorprender del público más joven, están mucho más abiertos a otros tipos de música que lo que podría parecer en un primer momento.

¿Cómo veis la situación de las músicas tradicionales en Murcia?

Creemos que se puede hacer más por la música tradicional. Hay asociaciones que hacen una gran labor, pero que quizá necesitarían tener más apoyo y sobre todo, visibilidad. El folk y las músicas tradicionales siguen aportando esa frescura y cercanía que está en su propia esencia; son músicas de los pueblos y regiones. Quizá es difícil competir con la música de masas y comercial, pero se puede convivir. En la variedad está la clave.