Esther Merino se proclamó el sábado por la noche ganadora del Melón de Oro del Festival Internacional de Cante Flamenco de Lo Ferro. Fue una final muy reñida en la que el jurado tuvo que trabajar duro por el alto nivel de los participantes. Pero fue ella, la cantaora pacense, quien finalmente se hizo con el máximo reconocimiento de un festival que este año ha mostrado un gran nivel. En la edición anterior se quedó con «la espinita» y no pudo llevarse el trofeo para casa y, tras doce meses de trabajo, al fin cumple uno de los objetivos de su joven carrera como cantaora.

Enhorabuena en primer lugar. ¿Cómo se siente después de conseguir el Melón de Oro?

Pues en principio te quedas muy sorprendida por el gran nivel que ha habido este año en la competición. Pero estoy muy contenta porque llevo muchos años trabajando. Tengo 33 años y canto desde los 16. Poco a poco parece que todo este tiempo de estudio va teniendo su reconocimiento. Estoy muy feliz.

¿Ganar en el Festival Internacional de Cante Flamenco de Lo Ferro es más un orgullo o una responsabilidad?

Las dos cosas. Es un orgullo grande porque me llevo otro premio para mi tierra (Badajoz); otro premio para mi casa. Pero es también una gran responsabilidad porque te llevas un gran premio: El Melón de Oro. Eso hará que me exija a partir de ahora muchas más horas de preparación, porque este premio hay que defenderlo en cualquier actuación, en cualquier festival.

¿Se multiplica con este premio el nombre de Esther Merino?

La verdad es que sí. Los festivales además ahora se viven y se difunden mucho a través de las redes sociales y eso hace que el efecto de los premios se multiplique.

Extremadura, tierra flamenca de la que están saliendo muchos jóvenes valores, ¿no?

La verdad es que sí, llevamos unos añitos en los que están saliendo bastantes cantaores jóvenes y con un nivelazo. Creo que los que llevamos ya unos pocos años más que ellos les vamos abriendo poco a poco camino para decir que Extremadura también existe en el flamenco, Extremadura también está aquí. En este festival estuvo mi compañero Manuel Pajares el año pasado que dejó el nombre de Extremadura muy alto.

Extremeños también son La Marelu, Juan Cantero...

Sí, claro, son gente que han dejado muchísimo en el flamenco en Extremadura y que todavía aportan mucho.

¿Cuáles son sus siguientes pasos para el futuro más inmediato que se te abre tras ganar el festival de Lo Ferro?

Lo más inmediato es dentro de unos pocos días, en el festival del Cante de Las Minas de la Unión. Participo el día 9 y voy con muchísimas ganas y con fuerza. Igual que el año pasado me quedé aquí con la espinita y por eso he vuelto este año, a La Unión voy con la misma idea. Sé que es muy complicado hacer doblete pero yo voy con mucha ilusión y con mucha fuerza y muchas ganas. Llevamos desde el año pasado preparándonos. Esperemos que los nervios los dejemos en Badajoz.

Hemos hablado de su tierra, de Extremadura, pero aquí también hay grandes cantaores. A veces parece que solo existe Andalucía...

Claro que sí, hay buenos cantaores en todos sitios. Cada uno de nosotros tiene un estilo, nuestros cantes, nuestra gracia al interpretar ... Ahora mismo creo que el flamenco tiene un gran nivel, y no solo en el cante.