"El bailarín es aquel cuyo cuerpo y alma crecen armónicamente junto con el lenguaje natural del alma convertido en el movimiento del cuerpo. Lo que mueve a un bailarín es su urgencia por expresar. Nada lo puede detener cuando hay emociones que son incontenibles. El arte se convierte en inevitable”.