La Opinión de Murcia » Última hora
Presuntos ERE fraudulentos

Las claves del fraude de los ERE

Cómo funcionó la trama, quiénes son sus principales protagonistas o quién tenía responsabilidades políticas

17.02.2015 | 13:23
El exsindicalista Juan Lanzas.El exsindicalista Juan Lanzas.

¿Cómo se produce el fraude?

Cuando José Antonio Viera era consejero de Empleo, en 2001, se ideó y firmó el convenio con el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) para modificar el sistema de ayudas a empresas en crisis y actuar de forma rápida en esos conflictos que atenazaban la acción política de la Junta. Se creó un procedimiento administrativo que usaba la transferencia de financiación, más ágil pero muy difícil de controlar. De hecho el exdirector general de Trabajo, Javier Guerrero, dispuso de cientos de millones que distribuyó sin control. Para ello contó con la ayuda del sindicalista Juan Lanzas, que ofrecía a las empresas en crisis la financiación de un ERE a cargo de la Junta con la supuesta ayuda de la consultora Vitalia, que se encargaba, según la juez, de negociar el ERE y quedarse con abultadas comisiones.

¿Dónde fue a parar el dinero?

La juez centró a principios de años parte de su investigación en conocer el destino final del dinero de los 721 millones de euros con el que se dotó a la partida 31L ("fondo de reptiles") para pagar las jubilaciones de las empresas en crisis. Hasta ahora la juez considera que se han defraudado 136 millones: 50 por sobrecomisiones; 73,8 millones que se abonó por parte de la Junta de Andalucía a empresas que no reunían las condiciones para acceder a las ayudas y 12,5 millones que fueron entregados a los 126 "intrusos" que cobraron jubilaciones pese a no constar en las empresas beneficiadas. A Lanzas se le atribuye un enriquecimiento ilegal de 13,4 millones; a las consultoras Vitalia y Uniter se le atribuye 50 millones en sobrecomisiones.

Los personajes claves

JAVIER GUERRERO El alegre director de Trabajo

Protegido del exconsejero José Antonio Viera, fue director general de Trabajo desde 1999 a 2007, gestionando sin control aparente las millonarias ayudas. Con su gran amigo Juan Lanzas crearon una red clientelar con el apoyo de varias consultoras. Repartió las ayudas, introdujo "intrusos" en los ERE, y pagó comisiones. Salió en libertad bajo fianza y reconoce juergas de "alcohol y coca".


JUAN LANZAS El conseguidor

Está en prisión. La investigación judicial sitúa al exsindicalista como cerebro del fraude junto a Guerrero y al empresario Antonio Albarracín. Ofrecía a empresarios la financiación de un ERE. Según los atestados policiales Juan Lanzas llegó a acaparar trece casas y la Guardia Civil localizó en sus cuentas movimientos por valor de más de tres millones de euros.

ANTONIO ALBARRACÍN El intermediario

En libertad bajo fianza, este exdirectivo de la consultora Vitalia negociaba los porcentajes en las negociaciones de los ERE con Juan Lanzas. La magistrada sitúa a ambos en plena connivencia con Guerrero para el desvío del dinero procedente de las sobrecomisiones abonadas a las consultoras. Se le acusó también de la entrega de sobres con billetes de 200 y 500 euros.

¿Quién tenía responsabilidad política?

Alertas de la intervención general

El PP ha solicitado a la Diputación Permanente del Parlamento andaluz que convoque un pleno extraordinario para "exigir" al Gobierno andaluz que dé explicaciones tras las últimas imputaciones de una veintena de cargos y excargos del PSOE en la Junta. Los socialistas siempre han defendido que la máxima responsabilidad política del fraude está en la dirección general de Trabajo que ocupó durante diez años Francisco Javier Guerrero. Sin embargo, la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, se salió el pasado abril de la tesis oficial y de las conclusiones de la comisión de investigación que se celebró en el Parlamento para afirmar que "hay una responsabilidad in vigilando" que atañe a los consejeros José Antonio Viera y Antonio Fernández. Sus declaraciones provocaron un terremoto en el seno de la Junta de Andalucía.

La principal línea de defensa del Gobierno andaluz es que ellos fueron los primeros en denunciar al caso a la justicia y que la cúpula de la Junta desconocía esas prácticas fraudulentas. La clave está en sí a las máximas esferas de la Junta llegaron los continuos avisos (hasta quince) de la intervención general sobre un uso irregular de la transferencia de financiación, falta de procedimiento, etc. La actual consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, entonces viceconsejera, asegura que nunca hizo llegar esas advertencias a José Antonio Griñán y que la intervención nunca hizo el denominado "informe de actuación", que sí habría llegado directamente a Griñán cuando era consejero. Hasta esta semana se sabía que el órgano de control había realizado 15 informes en los que alertó de manera insistente sobre el sistema opaco de dar las ayudas, pero con el nuevo auto de la juez se conoce por primera vez que también hubo avisos verbales, La número dos de la Intervención General de la Junta de Andalucía, Teresa Arrieta, declaró a la Guardia Civil que la actual consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, conoció de primera mano el procedimiento irregular con el que el Gobierno autónomo financió los ERE durante una década, según consta en el oficio policial.

Griñán y Chaves, imputados

Ahora, el Tribunal Supremo ha citado a declarar como imputados a los expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que lo harán el 9 y el 14 de abril, respectivamente.