Yolanda Díaz se ha pronunciado sobre la tensión vivida en las últimas semanas en el Congreso de los Diputados, que lleva semanas envuelto en polémica ,y tras el último episodio protagonizado por Irene Montero, que acusó al PP de promover la "cultura de violación". Y lo ha hecho visiblemente enfadada y dedicando una reprimenda a los diputados: "Es un bochorno escuchar lo que pasa en esa cámara", ha defendido. 

"Gritar mucho e insultar mucho lo único que consigue es alejar a la ciudadanía de la cosa pública. No hace mejor a la democracia, la hace más débil. Cuidemos la democracia. No es ninguna broma. Debemos ser ejemplares", ha continuado. "Esto es lo que pediría a quienes están causando un auténtico 'balbordo' (escándalo, en gallego) en la política de este país", ha continuado, en una rueda de prensa ofrecida en el Ministerio de Trabajo después de mantener un encuentro sobre vivienda con varias organizaciones.

"Desde que me han escuchado hablar en el Gobierno he dicho que el ruido es la peor praxis política. El ruido no aporta nada a la vida pública y era una estrategia deliberada en la que a mí jamás me van a encontrar", ha continuado. La dirigente ha hecho alusión expresa a las sesiones de control, ese 'careo' de los miércoles entre Gobierno y oposición que esta semana ha estado protagonizado por Irene Montero. "En las sesiones de control se me ha dicho de todo y yo no voy a entrar", ha señalado.

La vicepresidenta ha querido hacer una referencia a Vox, advirtiendo de que "es evidente que esto está pensado y más que pensado por la extrema derecha", ha defendido. Se refería así al ataque de uno de sus diputados la semana pasada a la ministra de Igualdad, disparando la tensión en el Congreso y poniendo contra las cuerdas a la presidenta Meritxel Batet, que desde entonces ha quitado varias expresiones empleadas en tribuna por los diputados.

Lo que ha dejado claro Yolanda Díaz es que no va a formar parte de la bronca que se ha vivido esta semana en el Congreso de los Diputados. "Me han visto en las sesiones de control, se me ha dicho de todo y desde luego no voy a formar parte de estrategias que son generadoras de desafección social. En la cámara debe haber libertad de expresión y máximo respeto. La ciudadanía no quiere que nos insultemos, sino saber qué defendemos", zanjó la vicepresidenta segunda del Gobierno.

Urgencia para desbloquear a ley de vivienda

Yolanda Díaz también se refirió a los datos del paro en el mes de noviembre, el segundo mejor de la historia. "Dejen de ejercer 'trumpismo' económico. Cuestionan las estadísticas y es muy grave. Pido a la derecha que esté a la altura, esto no pasa en ningún otro país", dijo Díaz.

Después de su reunión en el ministerio con Sindicat de Llogaters i Llogateres, el Sindicato de Inquilinos y la Plataforma Antidesahucios (PAH), ha adelantado que hará suyas algunas de las propuestas de estos movimientos. “Coincidimos en que la vivienda es un derecho fundamental y como tal tiene que ser tratado”. En concreto, las organizaciones han planteado que la limitación de la revisión de rentas de los arrendamientos al 2% “se extienda en la negociación” entre inquilinos y propietarios “cuando acaba el contrato”.

Actualmente, Díaz asume que “la negociación está siendo imposible”, por las subidas de rentas que se exigen, con alzas “de más de 40%”. “Lo que nos instan es a que haya una congelación de precios, por razones evidentes”. Díaz ha asumido que hará suyas estas propuestas de cara a la negociación en el seno del Gobierno de coalición. También “mejorar la regulación de los desahucios” para que “tengan una garantía habitacional”.

En este sentido, ha denunciado que los grandes tenedores y los fondos de inversión están entre quienes se están beneficiando de la espiral inflacionista, como también ocurre con los bancos o con las empresas de distribución, ha enumerado Díaz. La vicepresidenta ha vuelto a criticar las dinámicas partidistas y ha pedido avanzar en necesidades reales, como en materia de alquiler. "La ciudadanía española no está en elecciones. Todo lo que hacemos lo hacemos para cambiar la vida de la gente. Yo voy por la calle, la gente me para y me dice que le han hecho indefinido y eso es muy bueno, pero también me paran porque no pueden pagar el alquiler. Es urgente desbloquear la Ley de Vivienda, es nuestra obligación", explicó Díaz.