Vox-PP

Crisis en las derechas: Vox rompe con el PP ante la caída en los sondeos y el posible adelanto en Andalucía

Considera al partido de Casado "cooperador necesario"

VOX da por rotas sus relaciones con el PP

Agencia ATLAS | EFE

Pilar Santos

Se han empezado a registrar de nuevo temblores en las placas tectónicas de la derecha española. Con un horizonte electoral en el que se otean en primer lugar las elecciones andaluzas (sin fecha) y con la publicación de varios sondeos que señalan el crecimiento del PP y la pérdida de apoyos de Vox, el partido de Santiago Abascal ha decidido remarcar su propio perfil. El portavoz de los ultras, Jorge Buxadé, dio este lunes por rotas las relaciones de su formación con los populares después de que la abstención de los de Pablo Casado facilitara que se declarara a Santiago Abascal ‘persona non grata’ en Ceuta. “O el PP desautoriza de algún modo [a los conservadores de la ciudad autónoma] y repara el daño o no nos va a poder seguir reclamando ayuda para aprobar sus proyectos en plenos y ayuntamientos”, anunció Buxadé. En estos momentos los de Pablo Casado necesitan para aprobar sus iniciativas los votos de Vox en los gobiernos de Andalucía, Murcia, Madrid y el ayuntamiento de la capital, entre las principales instituciones.

Este (último) seísmo tuvo su origen el viernes en la Asamblea de Ceuta, pero no fue hasta este lunes, con nuevas encuestas publicadas, entre otras las de ‘Abc’, cuando Vox escenificó la ruptura. El sondeo del diario señaló que, si hubiera generales, Vox perdería 15 escaños, pasando de 52 a 37, y el PP saltaría de 89 a 139. Cs perdería ocho (de 10 a 2). En Vox no le dan ningún crédito a ese estudio. "Quien se crea al Tezanos de Teo tiene una fe extraordinaria", se burló Buxadé, equiparando ese rotativo con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y a su presidente, el socialista Félix Tezanos, con el secretario general del PP, Teodoro García Egea. El sondeo de GESOP para El Periódico de Cataluña, diario que pertenece a este grupo, Prensa Ibérica, también recogió una caída de Abascal, de 52 a 40-42.

A Vox tampoco le gustó que, después de declararle ‘persona non grata’, el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), se reafirmara este lunes en su decisión. Abascal, en opinión de Vivas, viajó a Ceuta en mayo, en plena llegada de inmigrantes irregulares, "a perturbar la convivencia" y "a coincidir con el discurso de Marruecos, que dice que la sociedad ceutí está dividida en dos partes: los españoles y los marroquís". "Consideramos que con la abstención y las declaraciones de Vivas ha roto relaciones con Vox, tomamos nota y damos las relaciones rotas", señaló en una rueda de prensa Buxadé.

La inmigración

Y respecto a Andalucía, una comunidad en la que el presidente, Juanma Moreno Bonilla (PP), está deshojando la margarita de si adelanta unas elecciones que tocarían a finales de 2022, Buxadé advirtió de que los parlamentarios ultras van a dejar de apoyarle sus iniciativas en el Parlamento. A su juicio, la ‘Estrategia Andaluza para la Inmigración 2021-2025: Inclusión y convivencia’, aprobada el 20 de julio, supone un 'efecto llamada' que no pueden permitir "miles de andaluces viven en chabolas". El andaluz es el que menos tiene que temer esta amenaza, porque tiene los presupuestos del 2021 aprobados. Otra cosa es la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que sigue sin presupuestos regionales (ha pasado a elaborar directamente los de 2022) y, pese a la mayoría que le otorgaron las urnas, está en manos de Abascal.

El dirigente de Vox acusó al PP de ser "cooperador necesario" en la estrategia de "deshumanización" de su partido y acusó a los de Casado de haber puesto "en el foco de la violencia" a sus afiliados y cargos.

 "Yo no voy a decir cómo tienen que reparar el daño", afirmó Buxadé. Para Vox no son suficientes las palabras de Andrea Levy, concejal del Ayuntamiento de Madrid, este fin de semana, en las que decía que el PP "siempre" va a estar en contra "de los señalamientos". "Es una concejal de Madrid", respondió el portavoz de Vox, que espera una reacción de la dirección nacional. Sin embargo, este lunes, al menos, no llegó ninguna rectificación. Al rato del plante de la formación ultra, un portavoz de Casado aseguró que no desautorizarán a Vivas, rechazó los "cordones sanitarios" y subrayó que el único "adversario político" del PP es Pedro Sánchez.