El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido este domingo de que un pacto entre el PP y Vox que les permitiera gobernar tras las elecciones del próximo martes en Madrid podría ser el principio del fin de una democracia vigorosa y plena de derechos y libertades.

Sánchez ha lanzado este aviso en su intervención en el mitin de cierre de campaña del candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, y en el que ha vuelto a evitar el enfrentamiento directo con Isabel Díaz Ayuso, a la que ni siquiera ha nombrado.

En la tercera ocasión que ha acompañado a Gabilondo en un mitin en los quince días de campaña, el líder del PSOE ha centrado su mensaje en la necesidad de poner fin a 26 años de gobiernos del PP en Madrid para dejar atrás políticas que considera que no han tenido en cuenta a los más desfavorecidos.

También ha instado a introducir en las urnas la papeleta del PSOE como receta frente a la corrupción que ha representado el Partido Popular y que cree que se ha evidenciado "viendo desfilar a presidentes de la comunidad robando con las dos manos". "Eso, si hace algo, es debilitar los fundamentos de la democracia", ha añadido antes de alertar del riesgo que supone también para el sistema democrático un pacto entre el PP y Vox.

Ese pacto ha lamentado que cerrara el paso a Gabilondo hace dos años pese a que ganó las elecciones en la Comunidad de Madrid, y ese es el pacto que ha dicho que el partido de Pablo Casado está dispuesto a cerrar de nuevo tras el 4 de mayo. "El PP anuncia que va a pactar con la ultraderecha xenófoba, machista y homófoba y dice además que no es el fin del mundo. No será el fin del mundo, pero -ha apostillado- puede ser el principio del fin de una democracia vigorosa, rebosante de derechos y libertades en Madrid y que la sola presencia de la ultraderecha en el gobierno pone en riesgo".

Sánchez ha contrapuesto la disposición del PP a pactar con la ultraderecha con la negativa a ello por parte de la canciller alemana, Angela Merkel, pese a que supusiera que no pudiera gobernar en alguna región.

Sin citar a Ayuso directamente, ha subrayado que la Comunidad de Madrid no puede seguir dividida ni enfrentada sistemáticamente al Gobierno central y a los gobiernos autonómicos vecinos sean del partido que sean. Por todo ello ha insistido en la necesidad de un cambio para revertir todo lo que ha hecho la derecha durante 26 años y hacerlo en muy breve tiempo de la misma forma que está actuando el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tras la herencia recibida de Donald Trump.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha llamado este domingo a unir el voto en el Partido Popular como "única vacuna contra el sanchismo" y, en el cierre de campaña de Isabel Díaz Ayuso para las elecciones madrileñas del 4 de mayo, ha asegurado que la próxima semana "comienza todo".

Casado ha intervenido en el mitin de cierre en Madrid Río, una explanada que se ha llenado de miles de seguidores del PP, dos mil en un área acordonada, con sillas y distancia de seguridad, y centenares fuera, en un ambiente festivo y musical que recordaba a los tiempos previos a la pandemia.

Casado y Ayuso en el cierre de campaña del Partido Popular Reuters

El líder del PP ha pedido el apoyo de los votantes de partidos nuevos del centroderecha. Sin nombrar ni a Vox, ni a Ciudadanos, ha asegurado que es el PP el que mejor defiende la seguridad y la unidad de España; también el que lucha contra la corrupción o por crear empleo. Además, ha apelado a los votantes de izquierdas decepcionados con el Gobierno de Pedro Sánchez e, incluso, a los jóvenes del 15-M, un movimiento ciudadano que cumple una década.

"Vamos a salir a ganar, a conseguir un gobierno en libertad, con las manos libres, con las manos limpias, con las manos blancas, con las manos de todos, apretados, bien juntos, vamos a cambiar el futuro de España", ha exclamado Casado, que ha vaticinado que la victoria de Ayuso el 4 de mayo mostrará que hay "alternativa".

Casado ha cargado contra el presidente del Gobierno, de quien ha dicho que con las mociones de censura presentadas en comunidades autónomas como Murcia "intentó hacer lo mismo que le llevó al poder: entrar por la puerta falsa, porque no saben jugar limpio en democracia".

Además, ha censurado el pacto de Sánchez con Bildu, ha lanzado vivas a "Venezuela libre", a "Cuba libre" y ha cargado contra quienes han "asesorado y se han lucrado" con "regímenes totalitarios". Casado ha apelado a la concordia y a una "España en color" frente a la división, a la unidad de España, la libre elección de colegio y ha criticado el "hachazo fiscal" a los "cotizantes más humildes".

También el presidente del PP madrileño, Pío García Escudero y el alcalde de Madrid y el portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, han intervenido en el acto.

Te puede interesar:

Almeida ha acusado a Sánchez de hacer una campaña sucia en Madrid y ha vaticinado una "catástrofe electoral" para el PSOE, con el PP doblando a los socialistas, que por primera vez caerán, según Almeida, de los 30 escaños. "Pedro, toma nota, Pedro, toma nota", ha exclamado. "Qué carita se les va a quedar en Galapagar", ha ironizado Almeida en referencia al candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, del que ha dicho que a "nadie le ha ido mejor en política en estos últimos años, ni nadie ha hecho tanto dinero".

Centenares de simpatizantes del PP han llenado el Puente del Rey, donde un DJ ha pinchazo reguetón, canciones de La Movida y otras que hacen alusión a la libertad, como temas de Nino Bravo y Freddy Mercury. Al mitin han acudido, entre ovaciones, dirigentes como el secretario general del PP, Teodoro García Egea, o vicesecretarios como Pablo Montesinos; también el exdiputado de Cs Toni Cantó, ya integrado en el PP, o la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre.