El número total de accidentes hasta noviembre de 2007 fue de 1.668.349, el 4,1 por ciento más que en el mismo periodo de 2006, de los que 963.054 (misma cifra que el año anterior) necesitaron baja y 705.295 (un 10,1 por ciento más que en 2006) no la necesitaron.

De los accidentes ocurridos en la jornada de trabajo, 863.490 fueron leves (una caída del 0,1 por ciento), 8.176 fueron graves (un 0,5 por ciento menos) y 791 mortales (12,8 por ciento menos).

En el caso de los accidentes "in itinere", hubo 88.515 leves (un aumento del 1,9 por ciento); 1.769 graves (2,7 por ciento menos) y 313 mortales (9,5 por ciento menos).

Además, entre enero y noviembre de 2007 se reconocieron 15.821 enfermedades profesionales, el 23,1 por ciento menos que en el mismo periodo de 2006, de las que 10.720 necesitaron baja (38,8 por ciento menos) y 5.101 no la necesitaron (66 por ciento más).

Andalucía fue la comunidad que registró el mayor número de accidentes mortales hasta noviembre, con 182, seguida de Madrid, con 140; Cataluña, con 138 y la Comunidad Valenciana, con 111.

Por el contrario, las comunidades con menos muertes en el trabajo fueron La Rioja, con ocho, seguida de Baleares y Navarra, con 16 en cada caso.

El sector servicios fue donde hubo más fallecidos en accidente laboral hasta noviembre, con 296; seguido de la construcción, con 266; la industria, con 154 y el sector agrario, con 75.

Para UGT, estos datos de siniestralidad laboral ponen de manifiesto que los acuerdos alcanzados en el Diálogo Social en materia de Salud y Seguridad en el Trabajo está dando sus frutos y señala que, de seguir en esta línea, 2007 puede convertirse en el año con el menor número de accidentes laborales.

Sin embargo, en lo que respecta a las enfermedades profesionales, UGT denuncia que aún no son declaradas como tales y hasta noviembre se ha registrado un 39 por ciento de enfermedades profesionales con baja menos que en 2006, frente al aumento del 66 por ciento de las que no conllevan baja y por tanto no tienen coste para las Mutuas.