Muñoz ha sido conducido hoy desde la cárcel de Alhaurín de la Torre hasta las dependencias judiciales de Marbella, adonde ha llegado antes de las 9:00 horas, para comparecer ante el instructor del caso, en la que ha sido su primera salida desde su reciente traslado al centro penitenciario malagueño procedente de la prisión de Jaén.

El ex regidor ha abandonado la sede judicial cerca de dos horas después tras comparecer ante el magistrado del Juzgado de Instrucción número 2, que también ha tomado declaración en calidad de imputados a los ex concejales Tomás Reñones, José Luis Troyano, Marisa Alcalá, Rafael González y José Luis Fernández Garrosa.

La causa judicial tiene su origen en la denuncia presentada por un particular ante un exceso de edificabilidad llevado a cabo por la promotora, procedimiento que fue archivado y ha sido reabierto a petición de la Fiscalía, según han señalado fuentes de la defensa de Reñones.

El Ejecutivo local presidido por Julián Muñoz aprobó en Comisión de Gobierno el 30 de mayo de 2001 el proyecto básico para la construcción de diez viviendas en la zona de La Caridad, en el núcleo de población marbellí de San Pedro Alcántara, y el 9 de enero de 2002 dio el visto bueno al proyecto de ejecución.

Según las mismas fuentes, la promotora decidió construir once viviendas en lugar de las diez permitidas, por lo que el departamento de Disciplina Urbanística del Consistorio paralizó la obra.

Los ex ediles han destacado en sus declaraciones ante el juez que los proyectos básicos y de ejecución aprobados en Comisión de Gobierno contaban con los informes favorables de los técnicos municipales y de la asesoría jurídica de Urbanismo.

Julián Muñoz ingresó en prisión en julio de 2006 tras ser detenido por el "Caso Malaya" -proceso en el que se encuentra en libertad bajo fianza-, en la actualidad cumple condena por dos causas urbanísticas y recientemente ha obtenido el segundo grado penitenciario.