La Subdelegación del Gobierno en Tarragona ha informado hoy de que en estos momentos se están elaborando los informes y las acciones previas que podrían conllevar una sanción de hasta 600.000 euros a la compañía petrolera.

Respecto a la evolución del vertido de petróleo, una vez dispersadas las superficies de crudo, la embarcación de intervención rápida de Salvamento Marítimo ha recorrido desde primera hora de esta mañana el tramo costero entre Tarragona y Salou sin encontrar ninguna mancha, lo que ha sido corroborado por el remolcador de Salvamento, que se ha encargado de navegar mar adentro.

Si no se localiza ninguna mancha de crudo más, la dirección general de la Marina Mercante desactivará el Plan Nacional de Contingencias por Contaminación Marina Accidental, ha añadido la Subdelegación del Gobierno, que ha afirmado que "en todo momento existió colaboración y coordinación entre las administraciones implicadas, incluso antes de decretarse el plan nacional".

Una vez finalizada la emergencia, algunos servicios del Ministerio de Fomento permanecerán en la zona para "constatar la corrección en los procesos técnicos de reparación".

Por otra parte, los ayuntamientos de Cambrils, Salou y Vila-seca se han unido para pedir ser parte interesada en el expediente informativo abierto por la Generalitat a la compañía Repsol.

Los alcaldes de estas localidades también han acordado reservarse, una vez conocida y analizada toda la información, el derecho de ejercer acciones legales contra los responsables del vertido, y han ofrecido su apoyo a la Federación de Cofradías de Pescadores, especialmente a las de Cambrils y Tarragona.