El ataque se produjo sobre las tres y cinco de la tarde, cuando los violentos obligaron al conductor de un autobús del servicio público Bizkaibus a bajarse del vehículo, que estaba estacionado en la parada del Camino de Orbeta sin pasajeros en su interior.

A continuación, los encapuchados arrojaron varios artefactos incendiarios al interior del autocar.