Según ha explicado a EFE el concejal de Deportes de Gandia, Marcelí Giner, un "error humano" en la combinación de la mezcla del salfumán y el cloro en el sistema informático de la piscina ha generado una "nube tóxica" que ha provocado "molestias" en las vías respiratorias a los monitores y los nadadores que estaban en el agua.

El concejal ha precisado que la cantidad de salfumán que se ha puesto de más "no es significativa", pero ha resultado aparatosa por la "nube tóxica que se ha formado".

Cinco de los niños intoxicados han sido trasladados por ambulancias al hospital de Gandia para su observación, mientras que los otros 20 han sido llevados al centro de salud para comprobar su estado de salud, según la Conselleria de Sanidad.

Los niños intoxicados se encontraban realizando un curso de natación en la piscina municipal, donde había un total de 50 personas.

La concejala de Seguridad Ciudadana, Liduvina Gil, ha asegurado a EFE que el resto de personas que se encontraba en la piscina no resultó afectado por la mezcla tóxica.