Las fuentes indicaron que la primera detención se practicó en la mañana de ayer a la llegada a Madrid de un vuelo procedente de Sao Paulo, en el que viajaba un pasajero brasileño al que se le descubrió una "bola de cocaína " en uno de los bolsillos, con un peso de 11 gramos, y varias en el interior del organismo.

Este detenido había ingerido la droga por lo que fue trasladado a un hospital madrileño para proceder a su expulsión.

Además, los agentes arrestaron a un pasajero venezolano, que llegó a Madrid en un vuelo procedente de Caracas con 8.550 gramos de cocaína en el doble fondo y en los tiradores de dos maletas, en una operación que se practicó en colaboración con la Policía Nacional.

Desde Bolivia llegó ayer a Madrid un ciudadano español que tenía previsto continuar viaje a Londres y que fue arrestado al portar 2.400 gramos de la citada droga en un doble fondo practicado al equipaje que llevaba.

Además, la Guardia Civil intervino 11.400 gramos de cocaína que se encontraban ocultos en paquetes distribuidos en el "interior de fajas lumbares", que habían llegado al aeropuerto de Barajas el pasado 7 de noviembre procedentes de Buenos Aires.

Las fuentes señalaron que "esta mercancía levantó las sospechas de la Guardia Civil y al no ser recogida se solicito autorización para abrirla y se localizó la sustancia estupefaciente".

Según las previsiones, todos los detenidos pasarán a disposición judicial en las próximas horas.