Iniciativa

Una bici en el Museo de la Ciencia de Murcia para dar vida a dos hormigueros: al pedalear, les llega el agua

La intervención, denominada ‘Ciclo-biotopo itinerante para hormigas, plantas y humanos’, es obra de Santiago Morilla y se quedará de forma permanente en el centro

El Museo de la Ciencia y el Agua estrena una instalación sobre la vida de las hormigas Messor barbarus

El Museo de la Ciencia y el Agua estrena una instalación sobre la vida de las hormigas Messor barbarus / Ayuntamiento de Murcia

Ana Lucas

Ana Lucas

Una bici en el Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia para dar vida a dos hormigueros: al pedalear, les llega el agua. Es la idea por la que nace la intervención denominada ‘Ciclo-biotopo itinerante para hormigas, plantas y humanos’, obra de Santiago Morilla que está comisariada por Miguel Mesa del Castillo y Enrique Nieto, según informan fuentes municipales en una nota. La idea: que se quede este espacio cultural de forma permanente.

El concejal de Cultura e Identidad, Diego Avilés, presentó la nueva intervención, en la que hay dos hormigueros con arena y arcilla, que albergan dos colonias de hormigas Messor barbarus. Se trata de una estructura de hierro (320 cm alto, 170 cm ancho y otros 170 cm de fondo), con dos ciclo-bombas de agua, sistema de tuberías completo, dos urnas de metacrilato y carpintería metálica, plantas, geotextil, sustrato y filtros, concretan desde el Ayuntamiento.

La nueva instalación del Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia.

El concejal Avilés visitó la nueva instalación del Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia. / Ayuntamiento de Murcia

Los hormigueros estan preparados para ser remolcados por una bici o moto, ya que cuentan con sistema de dirección y frenos de disco para su transporte. En su versión estática, dos bici-máquinas invitan a los espectadores a pedalear y bombear agua desde el tanque inferior de la urna central hasta las plantas acuáticas, que filtran el agua en el tanque superior, detallan desde el equipo de Gobierno municipal.

Humanidad y tecnología

Desde ahí, el agua sigue su ciclo distribuyéndose para hidratar dos formicarios laterales y regar de nuevo la urna central, que hace las veces de caja de forrajeo para las hormigas. La instalación invita a que los expectadores participen activamente con los pequeños ecosismte.

"Esta instalación quiere explorar el papel de la participación humana en dichos ecosistemas y destacar, por un lado, el papel de las tecnologías situadas en su comprensión como un componente vital en su equilibrio y, por otro lado, la capacidad de la práctica artística para generar nuevos imaginarios de participación y cuidados interespecies", insisten.

“El Museo de la Ciencia y el Agua está en pleno proceso de transformación para unir ciencia, arte y tecnología con importantes cambios en este espacio como la transformación de la Sala Descubre y con nuevos proyectos como la renovación de la Sala del Agua”, dijo el edil Avilés.