Economía

El Ayuntamiento de Murcia tiene 17 millones de euros en facturas sin pagar

El Ejecutivo popular culpa a los socialistas del agujero de casi cien millones de euros y convocará la Comisión Especial de Contratación para que den explicaciones

El concejal de Gestión Económica, José Francisco Muñoz, ayer en rueda de prensa tras la Junta de Gobierno

El concejal de Gestión Económica, José Francisco Muñoz, ayer en rueda de prensa tras la Junta de Gobierno / AYTO.MURCIA.

Alejandro Lorente

Alejandro Lorente

La revisión de todos los contratos municipales que están en licitación para reducir sus costes (se buscará la renegociación en los que estén en vigor) se llevará a cabo en el seno de la Comisión Especial de Vigilancia de la Contratación, con la participación de los dos grupos de la oposición. Tal y como adelantó La Opinión, el objetivo del Ejecutivo de José Ballesta con esta vuelta de tuerca a los contratos es acabar con el remanente de caja negativo, que alcanza los 78,6 millones de euros, según la liquidación de 2023, que fue aprobada ayer en la Junta de Gobierno. 

Cabe destacar que este desfase entre los ingresos y los gastos es todavía mayor, ya que no se ha incluido en la liquidación la partida 431, es decir, la referida a los acreedores por operaciones pendientes de aplicar al presupuesto y que elevarían la cifra a más de 95 millones de euros. Según fuentes municipales, estos 17 millones de euros en facturas sin pagar es otro de los ‘regalos’ que le dejó en herencia el anterior equipo de Gobierno socialista. 

En cuanto a los motivos que han suscitado el agujero de 78,6 millones, el concejal de Gestión Económica, José Francisco Muñoz, explicó ayer que hasta el año 2021, el incremento del gasto se mantenía en un valor creciente del 1,5% anual, desbocándose en los dos últimos años (con el Gobierno socialista) hasta alcanzar el 22%, es decir, un 11% anual. Las partidas de gasto que más acusaron el incremento fueron la de Personal, 19 millones de euros más que lo que estaba previsto en el Plan de Saneamiento, los gastos en bienes y servicios, que se incrementaron en 29 millones, y el gasto de transferencias corrientes en 10 millones, «es decir, casi 58 millones de exceso sólo en estas tres partidas».

Además, advirtió el edil popular, se desarrollaron proyectos que «no contaban con consignación presupuestaria, lo que impedía su realización por falta de fondos, incluyendo las obligaciones con Murcia Alta Velocidad o las obras de movilidad, para las que faltaban 8 millones de euros».

Todo esto ha obligado al Gobierno popular a poner en marcha un Plan de medidas de Gestión Económica, que integra, además de la revisión de los contratos (que ya ha dado sus frutos con un ahorro de 12 millones en el contrato para el mantenimiento de las instalaciones deportivas), un préstamo de legislatura para sanear más de 20 millones de déficit y la confección de un presupuesto con superávit de 10 millones para el presente ejercicio, logrando así hacer frente a la liquidación negativa de 2022.

La rueda de prensa de la Junta de Gobierno contó con la interprete de lengua de signos, Lorena Rincón

La rueda de prensa de la Junta de Gobierno contó con la interprete de lengua de signos, Lorena Rincón / AYTO.MURCIA.

PSOE y Vox culpan al PP

La acusación de ser los responsables del agujero en las cuentas ha enfurecido al Grupo Socialista, que ayer recordaba que los populares «llevan gobernando un año». Según los socialistas, si el Ayuntamiento se encuentra en una situación «crítica» es por «culpa del Partido Popular» que ha gobernado en Murcia 27 de los últimos 29 años. «Queda demostrado que cuando sacas de las fiestas a los concejales del PP se quedan perdidos, sin rumbo y sin ningún otro argumento que echarle la culpa al PSOE. Lo hemos visto con Ballesta en el episodio de lluvias y ahora en esta presentación de la liquidación», aseguraron estas fuentes. 

Por otra parte, el PSOE recordó que en la Comisión Especial de Vigilancia de la Contratación también debería, como se ha solicitado en varias ocasiones sin recibir respuesta, analizar lo que está ocurriendo con el contrato de ayuda a domicilio, cuyos trabajadores llevan meses denunciando el empeoramiento de sus condiciones laborales.

Por su parte, el concejal de Vox, José Mariano Orenes, señala que «cuando el PSOE llegó al Gobierno municipal, no supo solucionar el problema grave creado ya por Ballesta. Fueron unos incapaces, pero no fueron los generadores del problema en el que se encuentra el Ayuntamiento». Según Orenes, el PP «es una estafa y es una vergüenza que usen los medios institucionales para atacar a un partido que lo ha hecho rematadamente mal, pero al que no se le pueden imputar lustros de despilfarro y de contratos inadecuados».