El Warm Up deja en la estacada al comercio murciano: "Nos han engañado"

El festival se comprometió con bares y tiendas a darles abonos generales a cambio de organizar actividades relacionadas con el evento

Última edición del Warm Up en la explanada de La Fica.

Última edición del Warm Up en la explanada de La Fica. / Juan Carlos Caval

Alejandro Lorente

Alejandro Lorente

«Una falta de previsión y un exceso de aforo». Así justifica la organización del festival Warm Up la decisión de no dar este año los abonos que estaban comprometidos a los pequeños comercios y bares murcianos que han estado colaborando estos días con el festival. Con la iniciativa, agrupada bajo el nombre de ‘Rutas Somos Murcia’, Producciones Baltimore (la productora del festival) pretende proyectar su evento más allá del recinto de La Fica, con conciertos en diferentes plazas y donde se busca la implicación del tejido comercial, de los locales de ocio y del sector de la restauración local.

En virtud de esta colaboración los establecimientos han estado organizando exposiciones, firmas de libros, conciertos o incluso ofreciendo descuentos de entre el 10 y el 15 por ciento para todos aquellos clientes que llevasen la pulsera del festival. Todo pagado del bolsillo de los propietarios. Como contraprestación a este trabajo, que ha requerido en ocasiones inversiones muy elevadas, la dirección del Warm se comprometió a ofrecer a cada uno de ellos dos abonos generales. Sin embargo, a última hora se les comunicó que no recibirían los abonos, sino solamente entradas de sábado.

La propietaria de Momo coloca la pegatina del festival en su escaparate.

La propietaria de Momo coloca la pegatina del festival en su escaparate. / L.O.

"Esta mañana he ido al aeropuerto a recoger a dos amigas de Dublín, a las que les compré el abono hace unos 6 meses, y ellas sí que irán al festival este viernes, pero yo no", señala indignada Montse Navarro, propietaria de la tienda Momo. En su caso, decoró el escarate de su tienda con vinilos y promocionó sus productos un 10 por ciento para los asistentes al Warm. "No han cumplido con lo que han dicho, ha sido un engaño, y lo peor es que nos hacen sentir como que estamos pidiendo una limosna, cuando tú estás dando tu energía y buen rollo por este festival", lamenta Navarro, que aseguró que se lo pensará dos veces la próxima vez. "Si me dan la entrada antes sí", señala.

Por su parte, Leonor Pando, gerente de la tienda de moda del mismo nombre, reprocha además a la organización sus malas formas. "Si la respuesta hubiera sido otra como reconocer que la han liado y que nos compensarán de alguna forma no habría pasado nada, pero es que ni siquiera han dado la cara", indica Pando, que también denuncia que se ha dado un agravio comparativo entre los colaboradores. "A los compañeros que han amenazado con ir a la prensa les han dado los abonos y a los que no hemos protestado nos han dejado sin ellos". Su tienda también ha colaborado con el festival ofreciendo descuentos para todos aquellos que portaran una pulsera. "Todo esto lo hacemos de una manera altruista", añade Pando, que asegura que a pesar de todo le gustaría seguir colaborando con este evento, pero, al igual que la propietaria de Momo, asegura que pedirá antes alguna garantía o que le den la entrada por adelantado, "pero no vuelvo a perder dinero por nada".