Movilidad

El Ayuntamiento de Murcia amenaza con sancionar a la empresa de los 'coloraos'

Pretende castigar a Transportes de Murcia con 100.000 euros y revocar su contrato con la prohibición de no poder volver a concurrir a concursos municipales

Acampada de los trabajadores de los 'coloraos' fuera de las cocheras en San Ginés, anoche.

Acampada de los trabajadores de los 'coloraos' fuera de las cocheras en San Ginés, anoche. / Juan Carlos Caval

Ana García

Ana García

El Ayuntamiento de Murcia trata de poner freno a la huelga que han emprendido los trabajadores de la empresa de autobuses urbanos Transportes de Murcia, conocidos como ‘los coloraos’, tras el aviso de la compañía de que les quiere aplicar desde este mes de mayo una bajada salarial del 42% de la nómina.

Para ello, el Consistorio ha anunciado el inicio de los trámites de sanción, por una cuantía que podría rondar los 100.000 euros, según informa la concejala de Movilidad Sostenible, Carmen Fructuoso.

En la noche del domingo los cerca de un centenar de empleados de ‘los coloraos’ decidieron encerrarse en la empresa para iniciar una huelga indefinida, aunque el plante finalmente se está llevando a cabo en los exteriores ante la presencia de una patrulla de la Guardia Civil que les comunicó que no podían hacerlo en el interior.

Tras pasar la noche a la intemperie, a primera hora de ayer se presentó en Transportes de Murcia un inspector del Ayuntamiento para comprobar el funcionamiento del servicio, después de las continuas denuncias de los trabajadores de que los vehículos no cumplen los requisitos de mantenimiento y seguridad y de que no se está dando un buen servicio, «lo que podría derivar en una falta grave y justificar que el Ayuntamiento rescate o intervenga el servicio», explica el presidente del comité de empresa, Miguel Cano.

Y, precisamente, Fructuoso confirmaba horas después que las medidas adoptadas por el Consistorio se llevan a cabo tras la visita de los inspectores municipales a la sede de la empresa, en el Polígono de San Ginés, donde se encuentran acampados los trabajadores.

Desde la empresa sostienen que con la subvención del Ayuntamiento no cubren los costes del servicio después de que el contrato venciera el pasado mes de octubre y fuera prorrogado por dos años hasta que se ponga en marcha en Murcia el nuevo modelo de transporte. Pero frente a la cantidad de cerca de 5 millones de euros que exige Transportes de Murcia, el Consistorio sólo ofrece el abono de 110.000 euros en concepto de ‘reequilibrio’ por la subida del precio del gas, según indicó la propia concejala de Movilidad el pasado mes de abril, una cantidad que no convence a la compañía y que la empuja a seguir planteando un descuelgue salarial del 42%.

La concejala Carmen Fructuoso confía en que la empresa desista en plantear el descuelgue salarial para no quedar vetada de próximas licitaciones para contratos con el Ayuntamiento y así poner fin a este conflicto. Sin embargo, el informe de los inspectores recoge que la empresa incurre en una «grave negligencia en la prestación del servicio» porque la suspensión de éste no obedece a causas de fuerza mayor y no ha sido comunicada con los quince días de antelación que señala el contrato con la Administración.

El propio alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, llegó a decir que no permitiría esta bajada salarial a los trabajadores, pero el conflicto ya está afectando a los ciudadanos de Murcia, quienes ayer, primer día de huelga, ya sufrieron que 28 autobuses no salieran de las cocheras de Transportes de Murcia, como deberían haber hecho un lunes cualquiera.