Fiestas de Primavera

El Entierro Infantil hace las delicias de niños y adultos

Sardinillas y chirretes desfilan por las calles del centro repartiendo juguetes e ilusión como preámbulo del sábado

Volvió la normalidad al Entierro Infantil. Y no, no hacemos referencia a la pandemia. El Entierro Infantil ya se celebró el año pasado por primera vez tras la covid, que obligó a suspenderlo dos ediciones, pero dejó un sabor un tanto agridulce, ya que la lluvia apenas dio tregua a lo largo de la tarde y de la noche. Este año no ha sido así. Este año el buen tiempo ha acompañado a sardinillas y chirretes, así como al numeroso público que ha acudido ansioso de ser testigo de lo que no es otra cosa sino el preámbulo de la fiesta grande, la de los adultos, que se celebrará el próximo sábado.

Las comparsas y los grupos sardineros se congregaban en la avenida Teniente General Gutiérrez Mellado al borde de las ocho de la tarde y tomaban los últimos tentempiés antes de arrancar el desfile, que dio comienzo sobre las ocho y cuarto.

A la cabeza, como es habitual, las banderas en representación de los municipios de la Región, de la Comunidad y de la ciudad de Murcia. También tuvo representación esta vez el Real Murcia.

Desfile del Entierro de la Sardina Infantil.

Desfile del Entierro de la Sardina Infantil. / Francisco Peñaranda

Tras los abanderados, las bailarinas, que lucieron sus vestidos multicolores —desde el más clásico plateado hasta el más estridente amarillo moteado de lunares al estilo flamenco— por las calles del centro. Entre los grupos de bailarinas se intercalaban los cabezudos clásicos con aquellos destinados a los niños, que representaban todo tipo de personajes de dibujos animados, así como granaderos con utensilios de cocina gigantes y sanfermines con toros hinchables que ‘corneaban’ a los niños que se sentaban en primera fila, haciendo las delicias de los más pequeños y de algún adulto. No olvidemos tampoco a la mascota sardina, de pie en el último peldaño de su carroza. También desfilaron hinchables gigantes de personajes Disney como Goofy o Mickey.

La segunda parte del desfile la encabezaban los distintos grupos sardineros con sus bandas musicales y clásicos hachoneros. En esta segunda parte desfilaba también la carroza con la Sardina y el escudo de Molina de Segura, localidad que la recibió. Tras la Sardina marchaban las carrozas desde las que los niños lanzaban juguetes, quizá la parte más esperada de un desfile que cruzó Alfonso X, Plaza Circular, Constitución, Plaza Fuensanta, Gran Vía, Plaza Martínez Tornel y que acabó en la puerta del Ayuntamiento.

Posteriormente se leyó el Testamento y se llevó a cabo la quema del catafalco frente al Almudí. La fiesta concluyó con el castillo de fuegos artificiales.