La Virgen de la Fuensanta, patrona de Murcia, ya descansa en la Catedral de Murcia. Miles de fieles la acompañaron desde su Santuario en Algezares y emprendieron unos 9 kilómetros del itinerario habitual, pese a las dudas de los últimos días por las obras del plan de movilidad. Han pasado dos años desde la última bajada, ni en 2021 ni en 2022 puso realizarse por las restricciones impuestas por la covid.

El recorrido fue el tradicional, que además este año tuvo la ventaja de que se ha superado el escollo que suponía las vías del tren. Rodeada de vecinos, la Morenica atravesó la Carretera de Algezares, Torre de Romo, y fue recibida con honores en el barrio del Carmen, frente a la iglesia donde recibió una lluvia de pétalos.

En el interior del templo le cantaron, como es habitual, el ‘Salve Regina’ y a su salida, de nuevo, repique de campanas. Aquí también se produjo la recepción de las autoridades, entre los que se encontraba el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, el presidente del Gobierno autonómico, Fernando López Miras, el presidente de la Asamblea Regional, Alberto Castillo, el delegado del Gobierno, José Vélez, y el alcalde de Murcia, José Antonio Serrano.

De ahí, ya de noche se encaminó, entre la devoción de los romeros, a la Catedral de Murcia donde el obispo José Manuel Lorca Planes ofició una misa en su honor.

El deán de la Catedral de Murcia, Tomás Cascales, se mostraba este jueves satisfecho de que todo vuelva a la normalidad. «Este año ya es todo normal, la bajada de la Virgen en la semana primera de Cuaresma y va a estar aquí toda la Cuaresma, la Semana Santa, y luego ya volverá a subir después de las Fiestas de Primavera el día 25 de abril para volver a su Santuario en el mes de mayo, como todos los años, para recibir a las parroquias de la Diócesis, que la visitan», indicó el deán.