Si hace poco menos de un mes los autobuses 'Coloraos' salieron con retraso de las cocheras de la empresa Transportes de Murcia por un plante de los trabajadores, este viernes directamente no van a realizar el servicio. Esta mañana los empleados de la concesionaria han decidido ir a huelga ante el impago de las nóminas de noviembre.

El presidente del Comité de Empresa, Miguel Cano, asegura a LA OPINIÓN que ayer desde Recursos Humanos les trasladaron que de momento no van a poder realizar el pago de los salarios. "Nos dijeron que no tienen dinero para pagarnos y así no podemos estar", apunta.

Por ello, esta mañana, en una asamblea de trabajadores, han decidido por unanimidad hacer un paro. "Sabemos que es una huelga ilegal porque no está comunicada con tiempo y no hay servicios mínimos, pero es que sin cobrar no se trabaja", afirma Cano. En anteriores ocasiones, las sanciones a las que se podían enfrentar si no salían con los vehículos de las cocheras sin haber avisado con suficiente antelación habían frenado la huelga, pero esta vez han decido actuar.

La duración del paro por el momento está en el aire. Los trabajadores se han plantado esta mañana a las puertas del Ayuntamiento de Murcia, que celebra Junta de Gobierno, y han conseguido reunirse con la concejala de Movilidad, Carmen Fructuoso, y el jefe de Gabinete del Consistorio, Javier Mármol, para intentar atajar el problema.

Reunión de los trabajadores con la concejala de Movilidad, Carmen Fructuoso, y el jefe de Gabinete del Ayto, Javier Mármol, esta mañana. Israel Sánchez

"Dependiendo de lo que nos digan, veremos si reanudamos el trabajo mañana o no", ha expresado el representante de los empleados a esta redacción antes de que se iniciara el encuentro.

El pasado 7 de noviembre cobraron, con retraso, la nómina de octubre, "cuando nos dijeron que nos la abonarían el día 5", y temen que la situación se repita. Los 98 trabajadores de la empresa (entre conductores, personal de administración, talleres e inspección) no están dispuestos a vivir otra vez la situación a la que se enfrentaron hace más de una década, cuando vivieron continuos impagos de nóminas por la tensión económica entre la empresa y el Ayuntamiento de Murcia.

Los afectados creen que "es probable que los problemas vayan a más, ya que existe un desencuentro entre la empresa y el Ayuntamiento" por cuestiones económicas, un problema que "si no lo solucionan terminaremos pagando los trabajadores".

El contrato del Consistorio de la capital con Transportes de Murcia venció el pasado 30 de septiembre y se ha prorrogado por un año, hasta que se firmen los contratos del nuevo modelo de transporte que prepara la Administración local. "Pero en el primer mes de prórroga ya tenemos problemas", apuntan desde el comité de empresa.

Miguel Cano recuerda que la última vez que tuvieron problemas para cobrar las nóminas fue con la anterior concesionaria, LATBUS, unos retrasos en los pagos que fueron continuos y que se mantuvieron entre los años 2008 y 2012. "Aquello fue muy duro, muchos compañeros perdieron sus casas por no poder pagar la hipoteca y a otros, incluso, les costó el matrimonio", afirma el presidente del Comité de Empresa, quien afirma que "los trabajadores no están dispuestos a pasar por lo mismo otra vez".