La plataforma vecinal Murcia Centro Vivo ha asegurado este viernes que el Ayuntamiento se ha comprometido a modificar el plan de movilidad a su paso por la avenida Constitución y Gran Vía. En un principio estaba previsto que estas dos arterias principales de la ciudad de Murcia dispusieran de dos carriles para el transporte público, uno para uso exclusivo de bicicletas y patinetes, y uno solo para vehículos privados. Ahora, según este colectivo, el Ayuntamiento está estudiando la viabilidad de mantener dos carriles para el tráfico privado. En el caso de que no sea posible aumentar ese carril para los vehículos particulares, la plataforma pide que se modifique el proyecto para ampliar “significativamente las aceras”, ya que con ello “se incentivará el acceso peatonal” para compensar la restricción del tráfico rodado.

Según este colectivo, la edil de Movilidad Sostenible, Carmen Fructuoso, también se ha comprometido a que las obras no comiencen en Navidad en esta zona y a convocar a Murcia Centro Vivo “para una nueva reunión para dar traslado de las modificaciones acordadas”.

Sin embargo, según fuentes municipales, en ningún caso está sobre la mesa modificar el proyecto para habilitar dos carriles para el tráfico privado (solo habrá uno) pero admitieron que se está estudiando la posibilidad de ampliar las aceras y las zonas de carga y descarga.

Gran Vía de Murcia atestada de vehículos pesados ISRAEL SANCHEZ

Esta plataforma, que estuvo presente en la última manifestación convocada por otros frentes vecinales, está formada por vecinos y comerciantes de Gran Vía, avenida de la Constitución y Plaza Circular. Este colectivo considera que las obras previstas por el Ayuntamiento “amenazan con convertirnos una ciudad incómoda e inaccesible hasta el punto de disuadir al visitante de venir al centro de la ciudad y que opte definitivamente por el centro comercial u otros destinos”.

“Creemos firmemente en que hay que potenciar el transporte público y sostenible, mejorando sus frecuencias y destinos para que sea una alternativa real al transporte privado, pero eso debe hacerse antes de reducir carriles”, señalan en un comunicado.

Por otro lado se han posicionado en contra de que se instale una estación con andenes en la Plaza Circular (nodo intermodal) ya que supondrá, en su opinión, “una oportunidad perdida para recuperar un espacio que, con la puesta en valor de la Cárcel Vieja y la Estación de Zaraíche debería ser la continuación natural del paseo que forman Trapería y Alfonso X para convertirse en un eje por el que pasear, porque creemos que se debe dar más espacio al peatón dotando nuestras calles de aceras más amplias”.

Además, entienden que es un error iniciar las obras en Navidad, “ya que estas fechas son un pilar fundamental para muchos negocios, hasta el punto de suponer hasta el 40% de los ingresos para muchos, por lo que esta decisión amenaza con cerrar persianas e incrementar las colas del paro, más aún cuando este año seguimos sin contar con el árbol de la Plaza Circular, que ejercía de punto de atracción para miles de visitantes. Por ello, pedimos que se retrasen las obras y se permita a los comerciantes salvar la temporada y subsistir”.