Los efectivos del parque de Bomberos de Espinardo (Murcia) tuvieron que desplazarse este miércoles hasta el hospital Morales Meseguer para ayudar a los sanitarios en una intervención. Un adolescente de entre 13 y 14 años acudió al centro hospitalario con un anillo 'atascado' en el dedo corazón de la mano.

Se trataba de un anillo de acero de gran dureza y los sanitarios no tenían las herramientas adecuadas para cortarlo, por lo que tuvieron que pedir ayuda a los Bomberos, que llevaron a cabo una maniobra complicada durante al menos diez minutos.

Durante la asistencia al joven se gastaron al menos cuatro botes de suero para evitar al máximo que se calentara tanto el anillo como el protector utilizado entre la sortija y el dedo del joven, que iban subiendo de temperatura por el uso de la sierra, razón por la que tuvieron que parar varias veces.

Este tipo de urgencias es un servicio al que los Bomberos se han enfrentado en más de una ocasión. Finalmente, lograron cortar el anillo.