Kiosco

La Opinión de Murcia

Transporte

El Plan de Movilidad del Ayuntamiento de Murcia cosecha las primeras protestas

Los vecinos de Espinardo se quejan de que los "negocios se van al traste" por el proyecto para ampliar carriles y acabar con aparcamientos

Autobuses en la Gran Vía de Murcia. Israel Sánchez

«Vivimos de la gente de a pie y de las urbanizaciones de alrededor. Solo quedará cerrar nuestros negocios». Son palabras de Tere, la dueña de una carnicería de Espinardo de la que viven cinco familias que, junto a otros pequeños comercios, está reuniendo firmas contra el Plan de Movilidad del Ayuntamiento. Ya han conseguido cerca de 1.000 y ayer se reunió de nuevo la asamblea de afectados por el proyecto.

Los vecinos se quejan de que el Ayuntamiento quiere ampliar de dos a cuatro los carriles de la calle Mayor, acabar con cerca de 170 aparcamientos y estrechar las aceras. Un proyecto que, aseguran otros comerciantes, «ya está aprobado» y del que se les dijo que las obras empezarían en septiembre.

El alcalde pedáneo de Espinardo, el socialista José Moreno, ha declarado a LA OPINIÓN que tendrán una nueva reunión en breve con la concejala de Movilidad Sostenible, Carmen Fructuoso, y que se ha realizado un estudio sobre los aparcamientos de la zona. «No hay que pensar solo en el comercio, que también, sino en los vecinos o el transporte público. Cuando vean los números encima de la mesa se van a sorprender», subraya, a la vez que lamenta que los vecinos no escucharon en su momento a los técincos del Ayuntamiento, lo que no habría dado lugar a malos entendidos.

Los vecinos insisten en que nadie les da más información, más allá de que «el proyecto sí está aprobado», y se quejan de que de los árboles que hay ahora mismo en la calle salen ratas, de que los desagües y la rambla están en malas condiciones y solicitan más seguridad porque «es una barriada conflictiva». De hecho, uno de ellos afirma que «ha llamado cerca de 20 veces al Ayuntamiento en el último año por estas razones».

«El comercio se va al traste», temen. Asimismo, con cuatro carriles la gran mayoría prevé que aumentarán las carreras ilegales de coches.

Un cartel contra el proyecto. L.O.

"Falta de transparencia"

Según los habitantes de Espinardo, la única explicación que les ha llegado es que el dinero que se invertirá en las obras son del fondo europeo, aunque no ven la necesidad de gastarlo en este proyecto en lugar de hacerlo en conseguir «un pueblo cómodo y bonito, en el que los comercios duren, sin solares abandonados, limpio...».

Los vecinos de Espinardo han interpretado la falta de noticias por parte del alcalde como «falta de transparencia» y, aunque también se les habló de hacer aparcamientos disuasorios en solares de la zona, afirman que no se ha recibido ninguna propuesta.

Hasta que no tengan la certeza de que sus comercios estarán a salvo, ya se puede decir que esta reunión es solo la primera de las movilizaciones de los vecinos.

Compartir el artículo

stats