Kiosco

La Opinión de Murcia

Tráfico

849 cámaras vigilarán el acceso a la zona de bajas emisiones de Murcia

El Ayuntamiento creará una comisión para redactar el proyecto para su implantación y espera contar con fondos Next Generation

Una de las cámaras para la vigilancia del tráfico en el municipio de Murcia. ISRAEL SÁNCHEZ

Las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) deberían ser una realidad en cerca de 150 municipios para el año 2023, tal y como ordena la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Para afrontar este reto, el equipo de Gobierno de PSOE y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Murcia está trabajando para llegar preparados a la cita. Según han explicado a esta Redacción fuentes municipales, «próximamente, los técnicos municipales van a empezar a redactar el proyecto de implantación de las Zonas de Bajas Emisiones para presentarlo a la próxima convocatoria de fondos Next Generation».

Además, indican estas fuentes, se va a crear una comisión de la que formarán parte los distintos servicios municipales para trabajar de forma conjunta en la ZBE. Sin embargo, el equipo de Gobierno se resiste a informar de qué espacios del municipio se verán afectados por las zonas que delimitarán la circulación de los coches y vehículos más contaminantes en función de su etiqueta de la DGT.

El Consistorio quiere ser muy prudente y andar con pies de plomo. «El proyecto se está realizando de forma sosegada porque en otros municipios, como el de Barcelona o Madrid, ha habido problemas e incluso sentencias desfavorables y queremos ofrecer las mayores garantías a los ciudadanos y, a su vez, salvaguardar la seguridad jurídica de todo el proceso», explican desde el Ayuntamiento.

Cabe recordar que en Barcelona, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña anuló recientemente la primera ZBE en ponerse en marcha en nuestro país. Sin embargo, la justicia ha accedido a no ejecutar la sentencia mientras el Consistorio barcelonés prepara los recursos, por lo que, al menos de momento, sigue plenamente vigente.

En Madrid también se han vivido momentos de avance y retroceso de su ZBE. Madrid 360 vino a sustituir a Madrid Central. En estos momentos, hay tres áreas claramente diferenciadas y con sus propias normas. El proyecto final en la capital es mucho más ambicioso: que en 2025 los vehículos sin etiqueta tengan prohibida la circulación en todo el municipio de Madrid.

Por ello, y para evitar problemas, el Ayuntamiento de Murcia está esperando a que el Ministerio para la Transición Ecológica publique el Real Decreto en el que ha estado trabajando y que debe definir los requisitos mínimos con los que deberán contar estas zonas de restricción al tráfico más contaminante.

En este momento, el Ministerio se encuentra valorando las alegaciones de este documento y se espera que en breve continúe su trámite para su publicación definitiva en el Boletín Oficial del Estado.

Proyectos previos ya licitados

A la espera de que lleguen las especificaciones vía decreto, el Ayuntamiento ya ha licitado dos proyectos previos a la implantación de la Zona de Bajas Emisiones en el casco urbano. Uno de esos proyectos tiene como objetivo tecnificar y modernizar la infraestructura de gestión del tráfico e incluye 849 cámaras que se encargarán de controlar el acceso a las zonas de bajas emisiones. Este proyecto ha sido financiado con fondos europeos y tiene un presupuesto de 7,2 millones de euros.

El otro proyecto, financiado también con ayudas europeas que alcanzan los 633.000 euros, busca disminuir la congestión del tráfico con sistemas de software y de hardware para la recepción y análisis de datos en tiempo real.

A la espera del protocolo de mínimos que prepara el Gobierno

Ante la falta de concreción de la Ley de Cambio Climático, el Gobierno está a punto de publicar un protocolo de mínimos que regulará de algún modo qué vehículos tendrán restringido su acceso a la ZBE y cuáles prioridad. Los vehículos con etiqueta Cero Emisiones de la DGT (los 100% eléctricos o híbridos enchufables) tendrían aquí sin duda vía libre, aunque no la prioridad que es, por este orden, para el peatón, la bicicleta, el transporte público y vehículos de alta ocupación. En una consideración inferior estarán los vehículos con etiqueta ECO, aunque es posible que los ayuntamientos establezcan autorizaciones para ellos en una primera fase. Los coches con etiquetas C y B lo van a tener ya más que complicado, mientras que los vehículos sin etiqueta medioambiental de la DGT, directamente, imposible.

Compartir el artículo

stats