La Policía Local de Murcia interpuso el pasado año unas mil sanciones a los conductores del patinete eléctrico por un uso indebido. La mayoría de estas infracciones se debían a circular por la zona destinada a los peatones. Precisamente una niña de cinco años, que ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Arrixaca, y un joven de 21, que fue trasladado al Morales Meseguer con policontusiones, fueron arrollados en el paseo peatonal de Alfonso X el Sabio.

Afortunadamente, el estado de salud de la menor ha evolucionado favorablemente y se encuentra fuera de peligro, por lo que ya ha sido trasladada a planta. Sin ir más lejos, este miércoles por la mañana otro patinete eléctrico arrollaba a otra persona en el mismo lugar, en este caso a un joven de 21 años. Una ambulancia asistencial acudía al lugar del accidente y trasladaba al herido, con policontusiones al hospital más cercano.

Ante estos hechos, el Ayuntamiento de Murcia, a través de la Concejalía de Movilidad Sostenible y Limpieza Viaria, está estudiando actuaciones para reforzar la señalización del carril bici del Paseo Alfonso X el Sabio. La edil Carmen Fructuoso explicó que con el refuerzo de la señalización del carril bici del Paseo Alfonso X «queremos incrementar la seguridad de los peatones de esta zona y evitar accidentes y molestias».

Fructuoso recordó que los patinetes, tal y como establece la normativa de la DGT, tienen que circular por la calzada o el carril bici. Además hizo hincapié en que «actualmente trabajamos en una nueva ordenanza de movilidad que regulará los usos de la vía pública».

Los agentes de la Policía Local formularon en 2020, el primer año de la pandemia, 167 denuncias por conductas inadecuadas en el uso de vehículos de movilidad personal, cifra que se incrementó el año pasado hasta las 929 sanciones, la mayoría por circular en zona peatonal.

La Ley de Tráfico de la Dirección General de Tráfico (DGT) puesta en marcha el pasado mes de marzo contiene una serie de normas para mejorar la seguridad vial de todos los usuarios de la vía. Una de las normas más destacadas de dicha ley es que los vehículos de movilidad personal (VMP), entre los que se encuentran los patinetes eléctricos, pasan a ser vehículos y como el resto de conductores, sus usuarios tendrían también más obligaciones, entre ellas someterse a las pruebas de alcohol y drogas que les soliciten los agentes de Tráfico.

Los traumatólogos vienen alertando desde hace tiempo que un mayor número de pacientes acuden a la consulta con diversas fracturas en brazos y piernas por haber sufrido un accidente con un patinete eléctrico, bien por haberse caído mientras conducía este vehículo o por haber sido atropellado por uno de estos en plena calle.